Anuncio superpuesto

Aviso Cookies

Botones

Agenda

Muere otra librería en Almería

El pasado sábado, 1 de abril, cerró para siempre la Nobel de la capital de la provincia, siguiendo el paso que, recientemente, emprendió Sintagma en El Ejido



Fachada de la Librería Nobel, en la Plaza Santa Rita de Almería, que ha cerrado definitivamente sus puertas
Versovia / 02·04·2017

Antonio Duarte, propietario del establecimiento de la Plaza Santa Rita, echó el cierre definitivo a la librería Nobel de Almería el pasado sábado, 1 de abril, y los libreros de la provincia, una especie en evidente peligro de extinción, llaman la atención sobre la realidad del gremio, que está viviendo “un goteo incesante de cierres”, según el comunicado que han difundido en un día que no dudan en calificar como “triste”.

Culpan de la situación que viven “al comercio electrónico, las descargas ilegales y el desamparo de la Administración”, y recuerdan el reciente caso, también, de Sintagma, la popular librería de Manuel García, notable agitador cultural de su ciudad, que cerró en El Ejido hace poco más de un año.

“El papel y la función que desempeñan las librerías en la sociedad -suscribe el Gremio de libreros de Almería-, es tremendamente importante. Todos elogian su labor y aprecian su existencia, todos dicen quererlas, pero no tantos las apoyan. Son muchos los que sentirían perderlas, aunque compran sus libros a través de Internet (en tiendas globales sin presión fiscal), suponiendo que esos pequeños actos no tienen consecuencias. Esta actitud de algunos lectores, aunque inocente, causa un grave perjuicio a las librerías españolas”.

“Muchos consumidores descargan libros electrónicos en los sitios web de descargas piratas, que se presentan como 'defensores de la difusión gratuita de libros'. Todos conocemos esta realidad. La gran oportunidad que supone 'lo gratuito' es en realidad un 'robo de guante blanco digital'”, añaden. 

“Los que así proceden -aseguran los libreros- no tienen conciencia de estar robando. Nadie piensa en los autores, las editoriales o las librerías. Las descargas ilegales suponen un grave perjuicio al sector y con ellas se está minando el futuro del libro porque, si nadie paga por ellos, es difícil que alguien los escriba o los edite o los comercialicen nuestras 'librerías de proximidad'.., poniendo en peligro su misma supervivencia”.

Los libreros apuntan que “el sector editorial constituye un importante motor económico del panorama cultural español, con una aportación al PIB que representa por término medio el 38,1% del valor económico relativo al conjunto de las actividades culturales, según los datos arrojados por el estudio Cuenta Satélite de la Cultura en España: avance de resultados 2008-2011, publicado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte”. 

Inciden en que “para redondear el sombrío panorama que vive la llamada 'cadena del libro', las administraciones, local autonómica o nacional, aunque conocedoras de todos estos hechos y prácticas, no sólo no actúan para resolverlas sino que reducen drásticamente su presupuesto dedicado a cultura, realizan escasas o inexistentes compras para las bibliotecas y mantienen el 21 % de IVA para los libros electrónicos”. 

“La Administración -denuncian- no sólo rehuye su responsabilidad ante esta situación, sino también contribuye a la desrregulación del mercado y a las bajas ventas de las librerías españolas”.

Finalmente, el Gremio de libreros solicita el apoyo de la ciudadanía a sus establecimientos, porque “el cierre de una librería es un paso más hacia un mundo más pequeño, más pobre e ignorante”. 



No hay comentarios :

Publicar un comentario

Noticias
 
© 2014 Comunicación Vera Levante, S.L. Todos los derechos reservados
Aviso legal | Privacidad | Diseño Oloblogger