Anuncio superpuesto

Aviso Cookies

Botones

Agenda

Versos para leer tras arrojarse al vacío

Ana García Briones ha dispuesto en Anida en mi ser (Corona del sur, 2016) versos que se mueven y vuelan como seres vivos que anidan en su músculo cordial y fluyen flotando sobre cubiertas de sal y de esperanza



Ana García Briones
Javier Irigaray / 20·10·2016

Ana García Briones ha dispuesto en Anida en mi ser (Corona del sur, 2016) versos que se mueven y vuelan como seres vivos que anidan en su músculo cordial y fluyen flotando sobre cubiertas de sal y de esperanza. Me he sumergido en ellos como el clavadista que se arroja, tras elegir el momento exacto en que las olas elevan el océano, para volar durante unos segundos libre y, después, zambullirse a salvo entre la espuma de poemas amables, con la piel acariciada por palabras que son burbujas de aire limpio y nadar bajo el agua en una poesía libre de artificios. 

La poeta abre su corazón y utiliza la palabra cotidiana para forzar las puertas del alma. Sus poemas son relámpagos que estremecen las entrañas de quien los recibe y completa al otro lado. Tienen el tamaño exacto de la provocación y el volumen contenido y fluido de licores espirituosos. 

Comienza el libro con una confesión a bocajarro. La poética de Ana García Briones no es sino “el idioma / del corazón” en busca de la luz abriendo “puertas / y rendijas / en los muros”. Una imagen que se repite: “Te regalaría / una puerta hacia las nubes”. 

Usa el verbo dulce y flexible, pero firme, de quien nada en un mar de dudas, “soy soledad espesa / con alma libre / invitada al vacío / de mis dudas”, pero con la proa apuntando a la playa más humana: “Búscame dentro”, “a bordo de un verso”. 

Ternura y desazón. Amor y desasosiego. Esperanza y temor. Llanto y fe. Sentimientos encontrados y, sin embargo, encontrados en estas páginas: “Los cuerpos se visten / de otoño / con cabellos plateados / y sombreros / para disimular / las tristezas”. 

Confiesa el dolor de la ausencia: “Intento decirte / que no guardé / la última dosis / de cariño / que tenías preparada”. 

El amor que nos mueve y nos salva: “Y es el amor / lo que llena las alforjas”, “cuando oigas / las campanas tristes / de mi partida, / y el frío de mi ausencia / te cubra de soledad, / no llores, / porque mi amor / permanecerá siempre / en tus recuerdos”. 

Y el sueño de la libertad, “parecido a un prado verde, / donde besamos la vida”, como destino y anhelo comprometido, “un niño yace / en una playa turca, / el mar aún balancea / la tristeza, / la desolación, / el llanto”. 

Ana escribe desde el sufrimiento, desde la herida que nunca cauteriza de una autora que mira el mundo con ojos verdes de esperanza, “sueño que los fusiles / se convierten / en balas de flores”, pero que nunca se rinde. 

Concluye el libro con una confesión: “La poesía me llama a perderme / por calles estrechas / en un eterno soplo de vida / invisible a los ojos”. Es la actitud de quien afronta la vida con la naturalidad de quien vive con las puertas abiertas del corazón y del alma. “Y volar… / volar como los pájaros”.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Noticias
 
© 2014 Comunicación Vera Levante, S.L. Todos los derechos reservados
Aviso legal | Privacidad | Diseño Oloblogger