Anuncio superpuesto

Aviso Cookies

Botones

Agenda

El primer proyecto comarcal en el Levante almeriense con verdadera proyección nacional

De Carboneras y la actividad cultural que respalda el Premio Planeta Lorenzo Silva se ha hablado en los círculos literarios de España y en las secciones especializadas de los principales periódicos


alcalde, Salvador Hernández, se dirige al público durante la inauguración del Festival junto a Lorenzo Silva y, a la derecha, Mario Sanz

Javier Irigaray / 31·07·2016

En un universo cada vez más ‘salvamizado’, utilizando la expresión con que el escritor Lorenzo Silva designa la cultura forjada por los contenidos insustanciales de los reality shows que hoy generan la televisión y los medios de comunicación, Carboneras ha sido por tercer año consecutivo el oasis que ya descubriera Lawrence de Arabia en su viaje a las costas del Oriente Medio.

Noemí Trujillo, Lorenzo Silva y Mario Sanz, el último farista del Levante almeriense, han capitaneado una nave fletada por el Ayuntamiento de la localidad. Por velas, blancos lienzos de papel tintado con versos y con relatos que recuerdan el compromiso de esta tierra con el cine y, como tripulación, avezados marinos “embriagados”, como dijera la poeta Ana García Briones, que navegan “por mares agitados y mezclados de cine, música, pintura, relatos y poesía”. 

Al frente de la expedición, Lorenzo Silva señalaba la labor de “construcción del tejido social que supone un festival como Carboneras Literaria, que aporta una proyección más trascendente a la identidad de un pueblo como éste”. 

“Me puedo, también, poner más prosaico –añadió el premio Planeta- y hablar del centenar de participantes que las jornadas han traído hasta aquí, así como del público que ha arrastrado desde todas las partes de España y que han llenado durante tres días los espacios en los que se desarrollaban las actividades, así como los hoteles y restaurantes de la localidad y de muchos kilómetros alrededor. Podría decir que en la novena edición de un evento similar que organizo en mi pueblo, Getafe, este año hemos calculado que el valor del impacto en los medios ha supuesto cerca del millón de euros, pero insisto en que, para mí, lo más importante es lo que supone de espacio para el encuentro, la diversión y la construcción del tejido ciudadano y la identidad de un lugar como Carboneras, en contraste al proceso de salvamización que, desgraciadamente, parece que nos rodea”.

La mesa sobre el Cortijo del Fraile, con Felipe Sérvulo y Antonio Hermosa compartiendo el timón, y la exposición de poesía visual de Antonio Monterrosso fueron hitos destacados por Noemí Trujillo, que resumió en la palabra ‘alegría’ “los tres días vividos hablando de libros junto al mar acompañada por tantos amigos escritores”.

Mar Verdejo Coto explicaba que “sólo desde el amor surgen frutos como estas jornadas”, al tiempo que resaltaba la meritoria apuesta del Ayuntamiento de Carboneras por “un turismo muy diferente al que nos tienen acostumbrados otros municipios de nuestras costas, que optan por el cliente del ‘todo incluido’, cuando no por el de botellón”. 

Por su parte, el escritor Elías Gorostiaga veía en festivales como éste “el mismo efecto que cuando un equipo de científicos comparten conocimientos acerca de sus investigaciones. Son una magnífica ocasión para intercambiar estímulos”. 

La coordinadora de algunas de las antologías que se presentaron en la jornadas, Teresa Oteo, no daba crédito a “que un sábado y un domingo de verano, a las diez de la mañana, una biblioteca de un pueblo como Carboneras esté abarrotada de gente para escuchar hablar a unos escritores sobre asuntos como, por ejemplo, el contenido de sus sueños. El contacto entre autores y lectores es una maravilla”.

Y Elías López de la Nieta, que asistía por primera vez a la cita y coordinaba una de las mesas, destacaba “la multidisciplinaridad de los contenidos”. 

“Hemos hablado de literatura, de cine, poesía visual y hemos relacionado una amplia variedad de disciplinas artísticas –añadía-. Es importante mezclar, y hacerlo bien, diversos géneros. Los libros ofrecen mucho más que literatura. Dos de las antologías editadas exprofeso para las jornadas, ‘La narrativa tenía un precio’ y ‘Por un puñado de poemas’, eran homenajes al cine rodado en Almería. Lorenzo Silva dijo durante la inauguración que España tiene una riqueza paisajística que podía haberse explotado muchísimo más en el mundo del cine y, sin embargo, han tenido que venir otros a hacerlo”.

Ésta ha sido la escala más reciente de un barco que cuenta ya a bordo con su imprescindible grumete, Javi López Oteo, un escritor de apenas diez años que ha ganado un accésit en el concurso de microrrelatos patrocinado por la editorial Playa de Ákaba.

La singladura ya ha cumplido tres citas con la literatura y con las artes. La cuarta ya ha iniciado el camino. Como novedad, un concurso de guiones de cortometrajes que ligará más aún literatura y cine en Carboneras. Y la nave va, cómo no, ¡a nuestra Ákaba!, la que montó David Lean en la desembocadura del río Alías.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Noticias
 
© 2014 Comunicación Vera Levante, S.L. Todos los derechos reservados
Aviso legal | Privacidad | Diseño Oloblogger