Anuncio superpuesto

Aviso Cookies

Botones

Agenda

Cuatro mujeres en la casa de Miguel Hernández

El pasado sábado, 12 de marzo, cuatro mujeres colmaron el Museo Miguel Hernández y Josefina Manresa de Quesada de belleza y compromiso


Graciela Zárate Carrió, Ana García Briones, Sensi Falán y Mar Verdejo Coto
Javier Irigaray / 15·03·2016

En el salón de actos del Museo, cuatro poetas en lunas, cuatro rayos que no cesan, cuatro vientos del pueblo, cuatro románticas presencias, cuatro mujeres acecharon con la garganta cargada de versos a un público que acabó rendido, prendido y extasiado.

Tras unas breves palabras de los anfitriones, el concejal de Cultura de la localidad, Juan Antonio López, y la directora del Museo, Rosa Valiente, Sensi Falán, la musa de La Chanca, abrió la noche con los versos de Teresa Wilms Montt, una mujer no apta para señoritas, y una canción de su último disco, Vivir el verso, basada en un poema de Mathilde Sorel, y fue trufando con su dulce voz, su guitarra y sus canciones una velada que se iba colmando de versos, de magia y emociones.

Ana García Briones, Mar verdejo Coto y Graciela Zárate Carrió derramaron sus versos y su poesía que, como dice la primera, supone una llamada a estar vivos y nunca indiferentes a la belleza ni al sufrimiento.

Así, Ana abrió su corazón a los presentes y les hizo sentir esa pasión que daba sentido a la noche. Poesía como un compromiso abierto con los ávidos de esperanza.

Mar Verdejo Coto sumergió a la audiencia por caminos trazados en el agua, y todos acabaron nadando con ella entre peces, gentiles dioses cercanos.

Las palabras escritas por Mar con savia fresca siempre son dardos amables que despiertan conciencias aletargadas. Es la voz de la Tierra, espejo de alma inquieta.

Graciela Zárate es poesía desbordante e incontinente que sangra desde el corazón arado. Sus versos manaron de la herida que nunca cicatriza. Es el eco de los desahuciados, de los despojados, de los refugiados y se alza en grito de mujer que puede perder mil batallas, pero que como Miguel, ni aún bajo la lluvia excesiva de la noche más negra se siente derrotada porque sabe en ella toda la fuerza de los más débiles.

Después, La mujer acecha, los versos del último poemario de Noemí Trujillo en la voz de las cuatro protagonistas de la noche y el asombro del poema XXXVI musicado por Sensi Falán para la ocasión.

Y la noche de Quesada quedó, para siempre, prendida en corazones inquietos y excitados.

Cuatro mujeres. Cuatro poetas. Cuatro corazones generosos. Sensi Falán, Ana García Briones, Mar Verdejo Coto, Graciela Zárate Carrió. Miguel Hernández. Josefina Manresa. Y Quesada.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Noticias
 
© 2014 Comunicación Vera Levante, S.L. Todos los derechos reservados
Aviso legal | Privacidad | Diseño Oloblogger