Anuncio superpuesto

Aviso Cookies

Botones

Agenda

Mark Parascandola expone en Tabernas su mirada por escenarios olvidados del cine en Almería

A partir de mañana viernes, 9 de octubre, en el Salón Polivalente de Tabernas, podrá contemplarse la exposición “Érase una vez en Almería: decorados, restos y paisajes del cine”. El sábado, a las 12:00, se podrá realizar un recorrido por los escenarios con la compañía del artista



Versovia.com / 08·10·2015

La muestra, que ha sido organizada por el Instituto de Estudios Almerienses, cuenta con el comisariado de la ingeniero paisajista Mar Verdejo Coto y es resultado de la mirada personal del fotógrafo norteamericano Mark Parascandola posada y capturando detalles del olvidado legado que el cine ha dejado en el paisaje almeriense. 

Son muchas las producciones cinematográficas rodadas en Almería, numerosos los escenarios que han simulado ser Ákaba, el Lejano Oeste o, incluso, la luna, y una ínfima parte de ellos han sido restaurados y pueden ser visitados por los turistas, pero la mayor parte de ellos han sido borrados o permanecen en el olvido, derruidos. 

Parascandola, descendiente de almerienses de Alhabia, urdió el proyecto que ahora expone como resultado, según sus propias palabras, de una triple fascinación. 

En primer lugar, el paisaje almeriense llevado al cine y, más concretamente al llamado ‘spaghetti western’, supone construir un mito sobre un mito. Es decir, a la ficción que ya de por sí supone representar el paisaje del Oeste americano en el Sureste de España, se añade que se trata de la interpretación que han hecho directores italianos sobre esa realidad original que, a la postre, es la que ha quedado grabada en el inconsciente colectivo. 

En segundo lugar, el artista declara que las películas de aquella época suponían una ficción de la imagen de la España de aquellos años que pretendía abrirse un hueco en la industria del “turismo mostrando la nación como un lugar de paisajes maravillosos, gran historia y tradiciones coloristas, así como un país moderno que podía competir con el resto de Europa. Pero la versión de España que los turistas veían en las películas o en las playas era una ficción, exenta de la dura realidad”, en palabras de Parascandola. 

“El régimen deseaba –añadía el fotógrafo- atraer a los visitantes extranjeros y sus divisas, pero también seguir promocionando una versión romántica de España y de la cultura española que homenajeaba la vida rural, las casas blancas en la montaña, granjas, costumbres tradicionales, etc. Pero en 1962, el mismo año que se filmaba Lawrence de Arabia en Almería, se tomó la decisión de permitir por primera vez los bikinis en las playas de Benidorm”. 

La tercera fascinación que urgió al artista a llevar a cabo el trabajo que ahora muestra en Tabernas le retrotrae hasta el territorio de la infancia, donde su abuela de Alhabia le contaba historias de la Almería que abandonó y que hoy sólo existe en las películas de la época. 

Así, este proyecto pretende ser un “recordatorio de la temporalidad de nuestros lazos a la tierra y como una evidencia de los cambios económicos y sociales que dirigen la migración humana, incluida la de mi propia familia”, concluyó Mark Parascandola. 

Mark Parascandola es, además, doctor en Epidemiología. Vive en Washington DC, donde su obra es habitual en las galerías. Es miembro activo del Mid City Artists y del Washington Project for the Arts. Fue finalista del Premio Sondheim 2011 y del Critical Mass 2012.






 

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Noticias
 
© 2014 Comunicación Vera Levante, S.L. Todos los derechos reservados
Aviso legal | Privacidad | Diseño Oloblogger