Anuncio superpuesto

Aviso Cookies

Botones

Agenda

La princesita en el planeta B612, de Noemí Trujillo.

La poesía de Noemí Trujillo, como su princesita, busca la belleza de los discursos interiores que mueren dentro de uno mismo



Noemí Trujillo
Versovia.com / 02·09·2015

La princesita en el planeta B612 inicia su particular viaje de vuelta a casa; un lugar del que escapó para encontrar esa última razón que le permitiera seguir viviendo, sin embargo... «Lo importante/ es todo lo que no nos dijimos» avisa la voz poética de Noemí Trujillo para establecer un nuevo universo: el de los secretos y las confidencias que permiten seguir vagando por el firmamento igual que las estrellas que se encienden y se apagan dependiendo de quién pose su mirada en ellas.

El poemario está formado por tres elementos básicos: el amor, Carboneras y la luz. El amor como paisaje interior a través de la persona amada que, una vez más, es la base sobre la que se sustenta el resto: « Tú eres mi planeta,/ mi consuelo,/ aquello que se deshace en sombra,/ la luz que arrastra/ una llama,/ Tú». Carboneras, como paisaje exterior, es el espacio donde depositar la mirada y el esqueleto de los sentidos: «…descubrí playas,/ comí arbustos,/ llegué a un desierto/ con labios azules/ en la madrugada/ …Era un desierto pesquero/ a orillas del mar Mediterráneo,/ a pie de Sierra Cabrera». Múltiples referencias a cuadros y pintores, desde Turner a Dalí, iluminan cada uno de los estadios anímicos como elemento nuevo en la poética de la autora. La poesía de Noemí Trujillo, como su princesita, busca la belleza de los discursos interiores que mueren dentro de uno mismo. 

Nuevas experiencias propician que ya no volvamos a ser los mismos, sin embargo, los recuerdos nos hacen desear regresar a casa y… al útero materno. Aquí, es donde nace la frontera como posibilidad de cambio, pero también de destrucción.

Mas a cada lector le corresponde su propia y única interpretación. 

Noemí ha creado sensaciones e imágenes, ritmos y cadencias plenos de nuevos caminos por los que transitar. En los veintiún poemas que conforman La princesita del planeta B612 hay una armonía interior que les proporcionan la musicalidad de las olas y la extrañeza que nos sugiere la imagen de nosotros mismos en el espejo de la vida: «…no le fui útil a nadie,/ tal vez soy/ una princesa absurda,/ solo un laberinto/ hecho de horizonte».

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Noticias
 
© 2014 Comunicación Vera Levante, S.L. Todos los derechos reservados
Aviso legal | Privacidad | Diseño Oloblogger