Anuncio superpuesto

Aviso Cookies

Botones

Agenda

Ha muerto Juli Soler, director y copropietario de El Bulli

Soler ha fallecido en su domicilio a causa de una enfermedad degenerativa


Juli Soler junto a Ferrán Adriá

Versovia.com / 07·07·2015

Juli Soler, copropietario junto al cocinero Ferran Adrià del restaurante El Bulli, ha fallecido en la madrugada de ayer, lunes 6 de julio, a causa de una enfermedad neurodegenarativa contra la que ha combatido los últimos años, según han informado fuentes próximas a la familia.

"Es la noticia más triste que nunca hubiera querido dar", ha asegurado Adriá en su cuenta de Twitter. El cocinero ha añadido: "Juli Soler ha fallecido. Siempre estarás con nosotros"

Soler empezó su trayectoria en el sector de la hostelería junto a su padre, jefe de sala de un balneario. En 1962, con solo 13 años, entró a trabajar en el Gran Casino de Terrassa; un año después se fue al Chalet del Golf de Puigcerdà (Girona), y al siguiente, al restaurante Reno de Barcelona. Soler empezó a trabajar en el sector de la hostelería gracias a su padre, jefe de sala de un balnearioPoco después, ayudó a su familia en un restaurante en Rubí (Barcelona), donde trabajó hasta que su afición por la música lo llevó a dirigir dos discotecas y a abrir una tienda de discos, que cerró a principios de los 80. Fue entonces cuando empezó a dirigir lo que acabaría convirtiéndose en El Bulli. Adrià llegó a la cocina de este establecimiento poco después y ambos se asociaron para desarrollar un nuevo concepto gastronómico que acabó plagado de reconocimientos internacionales. Juntos lograron tres estrellas Michelin para el restaurante de la Cala Montjoi de Roses (Girona).

La familia de Soler y el propio fallecido han mantenido la evolución de la dolencia en el ámbito íntimo, aunque durante este tiempo han recibido siempre muestras de apoyo de Ferran Adrià y de diferentes personas vinculadas a la gastronomía.

Una trayectoria impulsora y emprendedora

Nacido el 31 de mayo de 1949 en Tarrasa, localidad de Barcelona, Soler empezó su trayectoria en la hostelería junto a su padre, jefe de sala de un balneario. Con tan sólo 13 años comenzó a trabajar en el Casino de su localidad natal. Un par de años después trabajó en el restaurante Rubí, propiedad de su familia, hasta que decidió seguir su afición por la música y fue director de dos salas de fiesta y propietario de una tienda de discos en la década de los 80.

Soler fue uno de los nombres más importantes en la revolución que la cocina española. Sin él, probablemente El Bulli nunca hubiera llegado a donde llegó. Como director del restaurante de Cala Montjoi, fichó en 1984 a Ferrán Adriá. En 1990 Adriá y Soler compraron el establecimiento y desde entonces trabajaron como socios hasta convertirlo en un nuevo concepto gastronómico que acabó plagado de reconocimientos internacionales. El Bulli fue reconocido como el mejor restaurante de alta cocina del mundo en los años 2002, 2006, 2007, 2008 y 2009. 

Después de todos esos éxitos, los responsables de El Bulli decidieron dar un giro a su proyecto y en 2011 idearon una fundación que ocupa el mismo espacio que el restaurante y que se dedica a la investigación culinaria.

Entre la intimidad de los más allegados

La familia de Soler y el propio fallecido han mantenido la evolución de la dolencia en el ámbito íntimo, aunque durante este tiempo han recibido siempre muestras de apoyo de Ferran Adrià y de diferentes personas vinculadas a la gastronomía.

Soler recibió un galardón de reconocimiento el pasado mes por parte de la Estación Náutica de Roses.Los empresarios de esta localidad de la Costa Brava premiaban así la trayectoria de Juli Soler y su vinculación al municipio en el ámbito gastronómico.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Noticias
 
© 2014 Comunicación Vera Levante, S.L. Todos los derechos reservados
Aviso legal | Privacidad | Diseño Oloblogger