Anuncio superpuesto

Aviso Cookies

Botones

Agenda

Gillman, el aventurero tranquilo

Dirigió las obras del Ferrocarril Almendricos-Águilas y, ambos, el ingeniero británico y la única línea ferroviaria activa en el Levante almeriense, protagonizarán el ciclo de conferencias Rail Terreros 2015, que se celebra un verano más en la explanada del Castillo de Terreros, en Pulpí


FOTO: Gustavo Gillman. Archivo Municipal de Águilas.
Luis Vera Sánchez / 25·07·2015 

Hoy sería, quizá, un reputado emprendedor. Hablarían de él, probablemente, como de un business angel -inversor angelical es la traducción de este anglicismo, aplicable a aquellos que invierten en todo tipo de proyectos novedosos- inquieto y siempre involucrado en multitud de negocios. Sería, por supuesto, un empresario de éxito. Y hasta habría -cómo no- quien lo calificaría de “visionario”. En el tono más positivo del término y, también, en el otro. Y es que Gustave Gillman (1856-1922), el ingeniero británico que “transformó” el Levante-Alto Almanzora almeriense desde su cargo de director del ferrocarril de Lorca-Baza y Águilas, tanto por su actitud, como por sus aptitudes, es, aún en nuestros días -precisamente en nuestros días, diría yo- una figura de enorme interés, tan atrayente como su recientemente recuperado legado fotográfico y tan apasionante como su propia vida, repleta, como no puede ser de otra forma, en un personaje de estas características, de aspectos tan diversos, tan contradictorios en algunos casos, que aportan a su figura el atractivo que sólo tienen los hombres realmente singulares. 

Porque, sin duda, singular fue Mr. Gillman, el gentleman de educación exquisita, el inglés cosmopolita que vino a instalarse en las desérticas tierras del Sureste peninsular, sentando aquí sus raíces; el aventurero tranquilo; el hiperactivo empresario y pacientísimo fotógrafo, siempre dispuesto a captar el movimiento en cada una de sus instantáneas; el científico romántico, el humanista, y también el viajero impenitente, el artista… Adentrarnos en su figura polifacética, siguiendo, en parte, sus pasos por nuestras tierras, ha sido, más que un trabajo, toda una aventura: la de encontrarnos con el personaje y con sus silencios, a la espera de captar la siguiente fotografía; y con sus reflexiones, al plantear sus obras de ingeniería -en especial la del embarcadero de El Hornillo, y sus impresionantes túneles de carga-; y con su soledad, al aventurarse en empresas por las que nadie más que él apostaba. 

En un intento por reunir todos estos aspectos y relatar en torno a ellos la vida y la obra de Gustave Gillman y, en paralelo, reflejar la puesta en marcha del ferrocarril que él mismo dirigió -y que este año celebra su 125 aniversario- así como su evolución e impacto en la Almería y Murcia de la época y después, hasta llegar a nuestros días, donde es de carácter prioritario para nuestra zona el proyecto de Plataforma Logística del Corredor Mediterráneo, que vuelve a colocar al ferrocarril en un papel protagonista de nuestra economía, se ha planteado un ciclo de conferencias que bajo el genérico “Rail Terreros” abordará todos estos aspectos. 

Porque, si la figura de Gillman es de gran interés para nuestra tierra, la presencia del ferrocarril en la comarca es determinante para su evolución. Una presencia que fue, en cierta medida, tardía, si tenemos en cuenta que Almería, a finales del XIX, seguía siendo una de las tres provincias (junto a Teruel y Soria) que aún no contaban con línea férrea que las uniera con el resto del país. Su evolución -incluso, podríamos hablar de planteamiento- como ferrocarril minero, con una inversión totalmente británica, y lo que supuso para la minería de la zona, especialmente para los cotos de Bacares y Serón, en la Sierra de los Filabres, conforman un periodo apasionante de nuestra historia. 

125 años de ferrocarril en Pulpí 

Con esta convocatoria, el ciclo de conferencias veraniegas de Terreros alcanza su octava edición, manteniendo siempre el mismo formato en su propuesta: un tema central a partir del cual se desarrollan dos charlas impartidas por especialistas en los temas a tratar, siempre desde una perspectiva amena y orientadas a un público amplio. En sus diferentes ediciones, los temas han ido desde la ciencia y el territorio en Al-Andalus, hasta los naufragios y fondos marinos, que fueron motivo de estudio en la última edición. Entre ambas, se han abordado aspectos como astronomía, arqueología, minería y ecología, agua y flora y, finalmente, minería, centrada especialmente en la Geoda gigante de Pulpí. Las conferencias han contado con ponentes de la talla de los profesores Julio Samsó, Vicente Llull, José María Gómez Espín, Andrés Sánchez Picón, Jorge Lirola, Ignacio Martín o José María Calaforra; así como de expertos como Enrique Fernández Bolea, Lorenzo López, Agustín Lahora, Juan Francisco Jiménez, Sebastián Escudero, Juan García Latorre, Mario Sanz y Ana M. Molina. En la presente edición, el ciclo se abrirá el día 4 de agosto con la participación del investigador y escritor Joaquín Gris Martínez, que impartirá la conferencia titulada “125 años de Transporte por Ferrocarril en la Línea Almendricos-Águilas”. Gris recorrerá la historia del ferrocarril, que fue construido y gestionado -en sus primeros años- por la compañía británica The Great Southern of Spain Railway Co. Ltd. para pasar, tras la Guerra Civil, a formar parte de la estatal RENFE. La segunda charla -que contará con la intervención de quien firma- llevará por título “‘La Paradoja Gillman’. Un recorrido por la vida y obra del ingeniero Gustave Gillman (1856-1922)” y tendrá lugar el día 5 de agosto. Las conferencias, que se celebrarán en la explanada del Castillo de Terreros, a las 22.30 horas, están organizadas por la Asociación Cultural La Legua, conjuntamente con el Ayuntamiento de Pulpí, y cuentan con el patrocinio de la empresa Primaflor. La entrada es libre.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Noticias
 
© 2014 Comunicación Vera Levante, S.L. Todos los derechos reservados
Aviso legal | Privacidad | Diseño Oloblogger