Anuncio superpuesto

Aviso Cookies

Botones

Agenda

En otro amanecer, de Forugh Farrojzad

Poeta y directora de cine, su voz es una de las más influyentes y bellas de Irán, acosada y vilipendiada por su actitud iconoclasta ante las rígidas tradiciones de su sociedad, su figura siempre ha estado unida a la polémica


Forugh Farrojzad
Versovia.com / 07·06·2015

Forugh Farrojzad nació en Teherán en 1935, en pleno proceso de occidentalización del país bajo el férreo mandato del Sha Reza Palevi. Su padre el coronel Mohammad Bagher y su madre Touran Vaziri-Tabar era observantes de las tradiciones islámicas-persas, Forugh Farrojzad atendió la escuela hasta noveno grado y posteriormente fue transferida a una institución de artes manuales donde se enseñaba pintura y costura, artes apropiadas para una mujer en su cultura. A los 16 años contrajo matrimonio con un pariente 15 años mayor que ella, el aclamado satirista Parviz Shapour y al año siguiente dio a luz a su único hijo, Kaymar, cuya custodia le sería retirada tras su divorcio en 1954.

Las ideas de lucha por libertad de Farrojzad fueron determinasen en su pronto divorcio de su esposo un año después. Perdió la custodia de su hijo y nunca más pudo volver a verle. Su padre la repudió y le impidió volver a la casa familiar.

Tras su divorcio y la pérdida de su hijo, se introdujo en los círculos literarios y publicó su primer poemario,Cautiva. La vitalidad y fuerza de sus versos, la sinceridad, sencillez y transparencia de su visión de los hombres y de la vida sacudieron Teherán. El editor de la obra fue entonces arrestado y ella fue acusada de corromper a la sociedad con sus palabras. El acoso de la crítica y de la prensa ya nunca cesaría.

Siendo ella el foco de tanta atención negativa por parte de la prensa viaja durante nueve meses por Europa y regresa a Irán en busca de trabajo. Allí conoce y establece una relación sentimental con el cineasta Ebrahim Golestan, con quien coincide en ideas que refuerzan su actitud independiente y de libre expresión. Sin embargo su vida independiente y libre siguió siendo motivo de escándalo en los cerrados cenáculos literarios y la prensa local.

Aunque ya componía poemas en sus años estudiantiles, es después de esa compleja travesía personal -matrimonio, divorcio, pérdida de la custodia de su hijo- cuando irrumpe en la escena literaria. En 1955 publicó su primer libro de poemas, titulado La cautiva, cuyas poesías rebeldes e iconoclastas reciben el rechazo de todos los academicistas.

Al año siguiente viajó durante nueve meses por Europa e inició una relación sentimental con el cineasta Ebrahim Golestan. Publica El muro (1956). Su vida independiente y libre era motivo de escándalo en los cerrados cenáculos literarios. En 1958 publicó su tercer poemario, Rebelión. En 1962 dirigió su primera película, La casa negra, un breve documental sobre la leprosería de Tabriz, que algunos han comparado con Tierra sin pan, y que el crítico Mohsen Majmalbab definió como “la película más bella del cine iraní”. Esta película fue galardonada al año siguiente en el Festival de Mannheim.

En 1964 publicó Nuevo nacimiento, un hito en la poesía persa contemporánea que refleja su emancipación y liberación de la tradición, tanto en el plano formal como personal. Dueña de una creatividad y personalidad anticonvencionales, la escritora-cineasta abre su abanico hacia la actuación teatral, al mismo tiempo que envía a las prensas su poemario último, Tengamos fe en el comienzo de la estación fría (1966).

Murió el 14 de febrero de 1967, cuando el coche que conducía se estrelló contra un muro en circunstancias no bien aclaradas, mientras preparaba el papel de una obra teatral. La temprana incursión en el mundo creativo se cerró con la pronta despedida de una personalidad descalificada por los sectores más conservadores de la sociedad iraní, admirada por escritores y cineastas de todo el mundo y emblema del feminismo en su país.

En España era prácticamente desconocida hasta que en 1997 la revista "Caminar" hizo una pequeña presentación y tradujo tres de sus poemas: Regalo, Muñeca de cuerda y Renacer. Luego, dos años después, se publicaría el primer libro llamado Noche en Teherán.

Su obra fue prohibida y censurada por más de una década luego de la revolución islámica, y ha sido calificada como poderosa pero femenina, con versos libres que interpretan las inseguridades de las etapas de su vida, llenos de añoranza y que, aunque a menudo son amargos, son realmente poéticos.



En otro amanecer


Toda mi existencia es un verso oscuro

que se repite a sí mismo

y te lleva al amanecer de eternas primaveras.

Yo suspiro por tí en este verso.

En este verso te amarro

a los árboles, al agua y al fuego.



¿Acaso es la vida

una calle larga por la que cada día pasea una mujer

con su canasto?

¿Acaso es la vida

una cuerda con la que un hombre se cuelga de una rama?

Tal vez es la vida

un niño que regresa de la escuela.



La vida es tal vez encender un cigarrillo

en el letargo de la pausa entre dos momentos de amor,

o un caminante que, confundido, alza su sombrero

y con una sonrisa lerda dice "Buenos días"

a otro que lo adelanta.



¿Acaso la vida es el momento contenido

en que mi mirada sucumbe en tus pupilas

y mi emoción se mezcla con la sensación de la luna

y el descubrimiento de la oscuridad?



En un cuarto

tan grande como la soledad,

mi corazón, tan grande como el amor,

contempla los simples pretextos de la felicidad,

el hermoso marchitar de las plantas en maceteros,

el pequeño árbol que tú plantaste en nuestro jardín

y la canción de los canarios que colman la ventana



O...

Esta es mi suerte.

Esta es mi suerte.

Mi suerte es el cielo que se oscurece a través de las cortinas.

Mi suerte es bajar por escaleras abandonadas.

y encontrar algo en decadencia y exilio.

Mi suerte es un penoso caminar por el jardín de los recuerdos

y la entrega de mi alma a la melancolía de una voz

que me dice:

amo tus manos.



Yo planto mis manos en el jardín.

Creceré,

lo sé, lo sé, lo sé.

Y las golondrinas pondrán huevos

en mis manchadas y ahuecadas manos.



En mis orejas cuelgo los aros

de un par de guindas rojas

y en mis uñas fijo hojas de dalias.

Hay una calle donde los muchachos que me amaron,

con los mismos pelos alborotados,

cuellos largos y delgadas piernas,

todavía piensan en la sonrisa inocente de la niña

que una noche se llevó el viento.



Hay una calle que mi corazón

ha robado de los barrios de mi infancia.



El viaje de los sentidos a lo largo de la línea del tiempo,

e impregnar su línea seca

con la forma de conscientes pensamientos

que regresan desde la fiesta de imágenes espejadas.



De esta manera

alguien muere

y alguien permanece



***



En el torrente lastimoso de un arroyo que se va a dique

ningún pescador pescará una perla.



Yo

conozco una triste sirenita

que se encuentra en el océano

y serenamente toca

su dolor de corazón con una flauta mágica.

Una sirenita

que muere con un beso en la noche



y que nace con un beso al amanecer.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Noticias
 
© 2014 Comunicación Vera Levante, S.L. Todos los derechos reservados
Aviso legal | Privacidad | Diseño Oloblogger