Anuncio superpuesto

Aviso Cookies

Botones

Agenda

“La literatura debe crear una cesura en el tiempo y obligar al lector a mirarse y a mirar el mundo”

Raúl Quinto se considera un coleccionista de historias y personajes raros y nos muestra un puñado de ellos en ‘Yosotros’, su último e inclasificable libro que presentará el próximo jueves en Antas



Raúl Quinto
Versovia.com / 27·05·2015

“El libro –dice- trata de explicar qué queremos decir cuando hablamos de ‘ser uno mismo’. Ese es un concepto lleno de trampas, pues el ‘yo’se construye desde el propio ‘yo’ y desde la pertenencia a un colectivo, conceptos que no dependen de nuestra voluntad. El ‘yo’ está amparado en la norma y es, a la vez, una construcción cultural y política. En ‘Yosotros’ expongo historias de personajes reales que, en alguna medida, han transgredido esa norma e, invariablemente, acaban apareciendo como algo monstruoso”.

“La otra tendencia que tiene el ser humano –explica el autor- es la masa, diluir y perder su identidad en ella. El hombre deja de ser él mismo para convertirse en parte de un nosotros que se mueve por inercia. Ese es el fundamento de todos los totalitarismos y del consumismo como forma de control de masas”. 

“El ‘yosotros’ lo entiendo –revela Raúl Quinto- como una superación de esos dos conceptos, el del yo modelado y el de la sociedad de masas. Sería un yo construido por uno mismo, por la propia voluntad e identidad expandida más allá del propio ser. Hablamos, por ejemplo, de internet, que es una prolongación de nuestra memoria física repartida por la red, los hombres tendemos hoy a recordar menos cosas, pero nos apoyamos en internet como una suerte de memoria externa compartida con millones de personas. Hablo, también, de la superación del propio cuerpo por medio de la cirugía, que forma híbridos humanos con elementos tecnológicos incorporados al propio cuerpo, como marcapasos y prótesis que nos convierten en auténticos ciborgs reales”. 

“Así –abunda el autor de ‘Ruido blanco’-, el concepto de ‘yosotros’ sería el de una red compuesta por individuos conscientes, no disueltos en la masa, que a mí me ha servido como hilo argumental para contar una serie de historias que componen este libro y abrir una multitud de puertas a disposición del lector. Los relatos están poblados por personajes bastante llamativos y sus historias son todas muy curiosas”.

Cuando le señalo la conexión de su obra con la realidad en sus diferentes planos, afirma que “lo que se teoriza ha de tener un contacto con la realidad, que siempre supera a la ficción, por mucho que suene a tópico. Además, soy un coleccionista de historias y personajes extraños. ¿Para qué recurrir a la ficción cuando vivimos en un catálogo de mundos raros? Lo otro, lo distinto está aquí también. Es el propio hombre rompiendo sus límites. Lo normal es una dictadura terrible porque su origen es arbitrario. Mediante la educación nos imponen qué podemos hacer y qué no, qué podemos ser y qué no”.

“‘Yosotros’ es un libro transgenérico –asevera Quinto-. He procurado ser coherente y, precisamente por eso, no se adapta a ninguna norma de género. Como sus personajes, que en unos casos convierten sus defectos en activos para ganarse la vida mientras que en otros, por el contrario, al alcanzar aquello que anhelaban y por lo que han luchado toda su vida encontraron, también, su derrota y la muerte, como el caso de Juan Antonio Canta, un artista cordobés que se suicidó cuando obtuvo el éxito o el sastre que inventó un traje volador a principios del siglo XX y se mató probándolo”.

Le indico que cada capítulo de su libro son invitaciones a la reflexión, a pararse a pensar y me apunta que “la prisa es una de las trampas de la modernidad. Producir y consumir nos impide pararnos a pensar y a observarnos a nosotros mismos y al mundo. Eso nos impide cambiarlo, porque no tenemos tiempo ni tan siquiera para reflexionar sobre si lo que pensamos, lo que sentimos y lo que queremos es realmente nuestro pensar, nuestro sentir y nuestro querer o nos es impuesto desde fuera como una forma de pastorearnos. Vamos deprisa y corriendo y el arte, la literatura y la poesía necesitan de la demora. La literatura debe crear una cesura en el tiempo y obligar al lector a mirarse y a mirar el mundo. Abrir puertas, en definitiva. Eso he pretendido con ‘Yosotros’: que el libro crezca con el lector y que éste lo acompañe”.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Noticias
 
© 2014 Comunicación Vera Levante, S.L. Todos los derechos reservados
Aviso legal | Privacidad | Diseño Oloblogger