Anuncio superpuesto

Aviso Cookies

Botones

Agenda

Me siento y coso, de Alice Moore Dunbar-Nelson

Poeta, ensayista y activista, Alice Moore Dunbar-Nelson fue una de las pocas mujeres afroamericanas que retrataba su complicada realidad despojada de tópicos



Alice Ruth Moore Dunbar Nelson
Versovia.com / 26·04·2015

Alice Ruth Moore Dunbar Nelson (Nueva Orleáns, 19 de julio de 1875 – Filadelfia, 18 de septiembre de 1935) formó parte de la primera generación de negros nacidos libres en el Sur tras la Guerra Civil. Fue una afroamericana destacada en el florecimiento del llamado Renacimiento de Harlem. Su primer marido fue el poeta Paul Laurence Dunbar; tras divorciarse de él se casó con el médico Henry A. Callis; y, finalmente, se casó con Robert J. Nelson, poeta y activista por los derechos civiles. Era bisexual. 

Junto a Nelson hizo campaña activa en temas políticos en Wilmington y su región. Permanecieron juntos durante el resto de sus vidas. Desde 1920, fue coeditora del Wilmington Advocate, un periódico negro progresista. También publicó The Dunbar Speaker and Entertainer, una antología literaria para el público negro. 


Me siento y coso


Me siento y coso -una tarea que parece inútil,
mis manos crecen cansadas y mi cabeza cargada de sueños-
escenas de guerra, el paso marcial de los hombres,
de rostro sombrío, de duras miradas, divisando más allá del conocimiento
las almas de los más pequeños, las de aquellos cuyos ojos aún no han visto la muerte,
ni tampoco han aprendido a mantener sus vidas, tan solo a respirar,
pero yo tengo que sentarme y coser.

Me siento y coso –mi corazón anhela y sufre-
ese terrible espectáculo, que el fuego feroz ofrece
sobre campos devastados, y hombres retorcidos que adoptan
posturas grotescas. Mi alma llena de compasión
grita suplicante, sólo anhelando ir
allí, hacia ese holocausto infernal, esos campos de aflicción,
pero tengo que sentarme y coser.

Pequeñas y estériles costuras, inútiles remiendos;
¿Por qué sueño yo aquí, bajo el techo de mi hogar,
mientras los muertos y los heridos yacen en el barro bajo la lluvia,
llamándome lastimeramente?
¡Tú me necesitas, Cristo! Esto no son señales
en un sueño rosa -esta costura tan inútil
me está ahogando- Dios, ¿debo sentarme y coser?

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Noticias
 
© 2014 Comunicación Vera Levante, S.L. Todos los derechos reservados
Aviso legal | Privacidad | Diseño Oloblogger