Anuncio superpuesto

Aviso Cookies

Botones

Agenda

Kenia -Una carta de amor–, de Mukoma Wa Ngugi

Con este poema queremos recordar y expresar nuestra solidaridad con los 150 asesinados en la Universidad de Garissa por un hatajo de asesinos al servicio de la intolerancia y la ignorancia


Mukoma Wa Ngugi
Versovia.com / 05·04·2015

El grupo yihadista somalí Al Shabab ha asesinado a 150 personas en un ataque perpetrado en la Universidad de Garissa, en el este de Kenia y muy cerca de la frontera de este país con Somalia, donde ha mantenido durante más de 16 horas retenidos a un grupo indeterminado de estudiantes y profesores. El ataque empezó sobre las 05.30 hora local (04.30 en España) del pasado viernes, 3 de abril, cuando los atacantes entraron en el recinto universitario haciéndose pasar por fieles que iban a rezar en la mezquita que se encuentra en el campus. Una vez dentro, detonaron varios artefactos explosivos y empezaron a disparar de forma indiscriminada por todo el campus, que habitualmente acoge a más de 800 alumnos.

Los terroristas consiguieron acceder a las residencias donde se alojan los universitarios en el campus tras enfrentarse en un tiroteo con los policías que custodiaban la entrada a esta zona, explicó el inspector general de la Policía, Joseph Boinnet. Allí, “los muyahidines cogieron a profesores y estudiantes no musulmanes”, según relató el portavoz de Al Shabab, Sheikh Ali Raage, que remarcó que el objetivo final de los milicianos atrincherados en el campus era “acabar con todos los no musulmanes que están en su poder”.

Las Fuerzas de Defensa de Kenia y la Policía, desplegadas en la zona, consiguieron evacuar tres de las cuatro residencias donde se alojan los alumnos y abatieron a tiros a cuatro de los atacantes, mientras que otro terrorista fue detenido cuando intentaba escapar de la zona, según informó el Ministerio del Interior. No obstante, los terroristas -todavía es una incógnita cuántos participan en el asalto- consiguieron atrincherarse en una de las residencias del campus reteniendo a un número indeterminado de rehenes.

Dada la gravedad de algunos de los más de 79 heridos -algunos en estado crítico fueron trasladados en avión hasta Nairobi -no se descarta que la cifra de víctimas mortales pueda aumentar. Durante horas se han escuchado tiros y explosiones en el campus, ya que algunos terroristas han permanecido en la azotea del edificio, desde donde se han enfrentado a las fuerzas de seguridad. El Ministerio del Interior ha asegurado haber localizado a 500 de los 815 estudiantes del campus de Garissa, aunque se desconoce el número de alumnos que se encontraban en el recinto universitario en el momento del ataque. 

El presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, en un mensaje a la nación diez horas después de que empezara el ataque, expresó sus condolencias a las familias de las víctimas. Según el Gobierno, Mohamed Kuno, un antiguo profesor de Garissa, es el cerebro de este ataque, por lo que ha ofrecido una recompensa de 20 millones de chelines (unos 200.000 euros) por cualquier información que lleve a su detención. 

El ataque no ha sorprendido a los residentes de la zona, ya que en los últimos días habían sido alertados de que Al Shabab podría estar planeando una nueva masacre. “Ya habíamos recibido amenazas que alertaban a las instituciones de esta área”, aseguró al diario The Standard un funcionario de seguridad. Desde hoy y hasta el próximo 16 de abril, se ha impuesto el toque de queda desde las 18.30 hasta las 06.30 hora local (15.30-03.30 GMT) en las regiones fronterizas de Tana River, Garissa, Wajir y Mandera.

El creciente número de ataques transfronterizos ha puesto en entredicho la capacidad de las fuerzas de seguridad kenianas para controlar una frontera que discurre a lo largo de 700 kilómetros de zona semidesértica y con una densidad de población muy baja. No es la primera vez que Al Shabab, cuando perpetra masacres en Kenia, selecciona a sus víctimas, a las que suele obligar a recitar versículos del Corán para tratar de identificar a los musulmanes.

Lo hizo en el ataque al centro comercial Westgate de Nairobi en el 2013, donde mató al menos a 67 personas, y lo volvió a hacer el pasado noviembre en Mandera, cuando ejecutó de un disparo a 28 de los 60 pasajeros de un autobús tras identificarlos como no musulmanes. Pese a que Al Shabab insiste en que su objetivo son los cristianos, los yihadistas atentan indiscriminadamente y asesinan constantemente a musulmanes en Somalia.

El grupo terrorista, que se adhirió formalmente a Al Qaeda en el 2012 y lucha para instaurar un Estado islámico de corte wahabí en Somalia, volvió a recordar este jueves que mantendrá «la guerra» con Kenia mientras dure la presencia de tropas kenianas en territorio somalí.


Mukoma Wa Ngugi nació en 1971 en Evanston, Illinois, EE.UU., pero se crió en Kenia, antes de regresar a Estados Unidos para su educación universitaria. Es licenciado en Ciencias Políticas por el Albright College y tiene un máster en Escritura Creativa por la Universidad de Boston. Es profesor adjunto de Inglés en la Universidad de Cornell

Es autor de ‘Conversando con África: Política del Cambio’ y de ‘Palabras en la Conciencia’ (poesía, Africa World Press, 2006). También es columnista de BBC Enfoque en la revista África y ex co-editor de Pambazuka Noticias

Ha publicado poemas en Tin House Magazine, Chimurenga, Brick magazine, Pace smartish, y Teeth in the Wind, One Hundred Days (Barque Press); New Black Writing (John Wiley and Sons); Réflexions sur le Génocide rwandais/Ten Years Later: Reflections on the Rwandan Genocide (L'Harmattan Press). 

Ha publicado ensayos políticos y columnas en el LA Times, Radical History Review, Literatura Mundial Hoy, Mail and Guardian, Herald de Zimbabwe, Daily Nation de Kenya, los East African, Kwani? review, y zmag.org entre otras publicaciones. Su cuento ‘Cómo Kamau Wa Mwangi escapó al exilio’ fue finalista del Premio Caine en 2009 y está incluido en la antología ‘El trabajo en curso y otras historias’ (Premio Caine: Premio Anual para la escritura africana). Su trabajo también fue finalista del Premio Pengüin 2010 para escritura africana. 

Algunos de los poemas de Mukoma han sido recopilados en Badilisha Poesía X-Change


Kenia –Una carta de amor–


Mirando hacia afuera, la nieve cayendo y yo pensando
qué felices fuimos cuando promesas y sueños
llegaban fácilmente, y cómo nosotros, amantes cubiertos

por la noche cálida de Eldoret, ciframos una profecía
ante una estrella fugaz dijimos: ‘cuando sea el momento
nuestro primer hijo se llamará Kenia' y cómo

nos reíamos: ‘sí, nuestro hijo sería un país
y un hombre'
estrechamos nuestras manos, ásperas y templadas
por romper las semillas del ricino. ¿En qué momento, querida,

nuestras manos se envolvieron de cadenas
anclas de explotación
en las minas de diamante y yacimientos de petróleo? Nuestras manos
gastadas por el amor y por el juego, ¿cuándo

aprendieron a empuñar un machete
o a usar el arma para volar sombreros?
Y esta tierra
que sorbe nuestra sangre como un niño hambriento
esta tierra
que hemos dejado en cenizas, cuando

terminemos de devorarla, ¿cuánto de ella le quedará a Kenia?
amor, nuestro hijo nace, se está muriendo. Mañana
estará muerto.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Noticias
 
© 2014 Comunicación Vera Levante, S.L. Todos los derechos reservados
Aviso legal | Privacidad | Diseño Oloblogger