Anuncio superpuesto

Aviso Cookies

Botones

Agenda

Las piedras y De marzo del 79, de Tomas Tranströmer

Tomas Gösta Tranströmer (15 de abril 1931 - 26 de marzo 2015), nació y murió en Estocolmo

 

Tomas Tranströmer
Versovia.com / 29·03·2015

Poeta y traductor, su poesía ha sido publicada en más de 60 idiomas. Tranströmer es uno de los más importantes escritores escandinavos desde la Segunda Guerra Mundial. Los críticos han elogiado sus poemas por su accesibilidad, incluso traducidos; captan los largos inviernos suecos, el ritmo de las estaciones y la belleza palpable, la atmósfera de la naturaleza. Fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 2011.

Tomas Tranströmer estudió poesía y psicología en la Universidad de Estocolmo. Debutó en 1954 con su libro '17 dikter' ('17 poemas'). Su larga amistad con el poeta Robert Bly, se documenta en Correo aéreo (2001), una colección de más de 25 años de su correspondencia. Tranströmer también ha publicado un libro de memorias.

La poesía de Tranströmer, basándose en el modernismo, el expresionismo y el surrealismo, contiene poderosas imágenes sobre aspectos de la fragmentación y el aislamiento. "Él ha perfeccionado un tipo particular de la lírica epifánica, a menudo en cuartetas, en el que la naturaleza es el sujeto activo energizante, y el yo (el autor está presente en todos) es el objeto", señala la crítico Katie Peterson en el Boston Review. Tom Sleigh observó, en su "Entrevista con un fantasma" (2006), que "los poemas de Tranströmer imaginan los espacios que habita lo profundo, al igual que el agua subterránea salta por un pozo recién excavado".

Tranströmer sufrió un derrame cerebral en 1990, y después de un silencio de seis años publicó su colección Sorgegondolen (Góndola fúnebre, 1996). Antes de su accidente cerebrovascular, trabajó como psicólogo, ocupándose de la rehabilitación de jóvenes convictos, así como con discapacidad y accidentes cerebrovasculares y adictos a las drogas.

Tocó el piano durante toda su vida. Y después de quedar hemipléjico aprendió por sí mismo a tocarlo sólo con su mano izquierda



Las piedras

Oigo caer las piedras que arrojamos,
transparentes como cristal a través de los años. En el valle
vuela la confusión de los actos
del instante, vociferantes, de copa
en copa de los árboles, se callan
en un aire más tenue que el presente, se deslizan
como golondrinas desde una cima
a otra de las montañas, hasta
alcanzar las mesetas ulteriores,
junto a las fronteras del ser. Allí caen
todas nuestras acciones
claras como el cristal
no hacia otro fondo
que el de nosotros mismos.

Versión de Roberto Mascaró
De "17 poemas" 1954


De marzo del 79

Cansado de todos los que llegan con palabras, palabras, pero no lenguaje,
parto hacia la isla cubierta de nieve.
Lo salvaje no tiene palabras.
¡Las páginas no escritas se ensanchan en todas direcciones!
Me encuentro con huellas de pezuñas de corzo en la nieve.
Lenguaje, pero no palabras.


Versión de Roberto Mascaró
De "La plaza salvaje" 1983

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Noticias
 
© 2014 Comunicación Vera Levante, S.L. Todos los derechos reservados
Aviso legal | Privacidad | Diseño Oloblogger