Anuncio superpuesto

Aviso Cookies

Botones

Agenda

La rosa ilimitada, de Carlos Maleno. Reseña

Hay novelas que son viajes por mundos invisibles de tan cotidianos. Errar por un interior sin luces hasta reventar en un desierto recién anegado. A todo sol.



Carlos Maleno y La rosa ilimitada

Javier Irigaray / Versovia.com / 13·03·2015

Carlos Maleno ha escrito una novela cuyo argumento transcurre por una estructura infrecuente, como inusuales son los hitos que funde a la realidad una ficción paralela posible. Consuetudinaria.

El manuscrito de una joven amputada y un recital de Houellebecq en Antas. Dos hechos insólitos, pero tan probables que hasta fueron o pudieron ser.

La riada de septiembre de 2012 en el Levante de Almería y el dolor y el sufrimiento inundando vidas desfondadas formando ríos paralelos en el tiempo. El primero ocupó cauces secos y sus alrededores de agua sucia, sacando toda la porquería y la inmundicia que el hombre había vertido en sus cuencas para llevarlas hasta su fin, el mar, asolando todo a su paso.

El segundo es un río de sangre, un suplicio literal que saca, también, lo peor de los hombres hasta su límite extremo, el mal, devastando vida y estallando en una rosa ilimitada.

Un río gris y marrón y otro rojo oscuro. El mar y el mal. Dos términos extensos. Infinitos.

Y, en tanto, dos editores en busca de una autora tullida, de sus vidas incompletas y el sexo por fascículos. Música, poesía, literatura, colchones mugrientos, suelos llenos de orín y paredes pintadas de sangre. Una reflexión sin prejuicios sobre si la literatura puede ser una boya a la que asirse y si, al final, el salvaje que llevamos dentro siempre vence sobre el cadáver del hombre cultivado.

Antes de la novela, entre las citas, una de Eduardo Ruiz Sosa: “El desierto es el clima más propicio para la violencia”. Tras el último capítulo, un renacimiento que es otra muerte, podríamos añadir, como epílogo, que tierras feraces pueden ser aún más feroces.

La rosa ilimitada es una novela desasosegante en la que Maleno, como Houellebecq, una de sus principales referencias en el mundo de la literatura y, también, uno de los personajes secundarios del libro, se limita a describir la realidad. Imperdible, como cierto tipo de agujas.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Noticias
 
© 2014 Comunicación Vera Levante, S.L. Todos los derechos reservados
Aviso legal | Privacidad | Diseño Oloblogger