Anuncio superpuesto

Aviso Cookies

Botones

Agenda

Echan a España del mayor estudio mundial sobre los terremotos

La cuota de los dos proyectos era de 550.000 euros anuales, pero se había rebajado hasta 130.000, pero España no la paga desde el año del terremoto de Lorca



Imagen de un edificio derruido durante el terremoto de Lorca de 2011. FOTO: Miguel Ángel Criado
Miguel G. Corral para El Mundo / 06·03·2015

España se ha quedado fuera de los dos mayores programas internacionales para estudiar riesgos geológicos como terremotos o volcanes por no pagar desde 2011 la cuota a la que se había comprometido. Después de varios años de conversaciones con la Secretaría de Estado que no han solucionado nada, los científicos han optado por abrir una petición de firmas en Change.org para tratar de revertir la situación.

Hace apenas un año que el buque japonés Chikyu batió el récord mundial de perforación científica para estudiar futuros terremotos en la falla de Nankai. Y lo hizo con varios investigadores españoles a bordo, e incluso liderando algunas de las divisiones científicas del proyecto. «Ahora sabemos que allí habrá un terremoto grande, de magnitud 8 o superior», asegura una de las investigadoras que participó en la perforación.

Pero eso no volverá a ocurrir a no ser que España retome la senda del compromiso con los pagos a los organismos científicos internacionales. El Programa Internacional para el Descubrimiento del Océano (IODP, por sus siglas en inglés) expulsó a nuestro país oficialmente en diciembre de 2013 y el Programa Internacional de Perforación Científica Continental (ICDP, en inglés) lo hizo en abril de 2014. Es decir, los dos grandes proyectos mundiales de estudio geológico en mar y en tierra ya no contarán con investigadores españoles. A nivel mundial, cada vez son más los países que se van incorporando a estos proyectos liderados inicialmente por EEUU, Alemania y Japón. Son miembros de IODP el consorcio europeo ECORD, Canadá, China, Australia, India, Corea del Sur, Brasil...y en ICDP además Finlandia, Islandia, Noruega, Suiza, Austria, Israel, Nueva Zelanda...

Estos programas han llevado a cabo los estudios pioneros de terremotos de gran magnitud como los causados por la Falla de San Andrés en California o el que provocó el terremoto de Japón de 2011 y que causó la catástrofe nuclear de Fukushima. Pero también había sobre la mesa proyectos para perforar y estudiar la falla de Lorca -que causó el seísmo que mató a nueve personas en Murcia en 2011- o la caldera del Teide para estudiar su vulcanismo. Con la expulsión de España de los programas, proyectos como estos, que podrían ayudar a comprender y a minimizar los riesgos de estos fenómenos naturales, quedan, como mínimo, paralizados.

Las cuotas del programa de perforación marina ascendían a 500.000 euros en el momento en que se dejaron de abonar. Y las del proyecto de perforación terrestre eran de unos 50.000 euros (70.000 dólares). Pero durante los cuatro años de impagos, los representantes españoles de ambos consorcios han renegociado posibles pagos a la baja y han llegado a plantear a la Secretaría de Estado de I+D+i pagos de 100.000 euros para el IODP y de 30.000 euros para el ICDP.

«El problema es que no ha habido la más mínima intención de negociar por parte del Gobierno», asegura Blas Valero, director del Instituto Pirenaico de Ecología del CSIC y miembro del Comité Científico de Evaluación de los proyectos ICDP durante el periodo 2008-2012. «El daño es muy importante y podría haberse evitado», asegura.

Las consecuencias de la expulsión son más graves para los investigadores más jóvenes. Los investigadores más senior ya no podrán proponer ni liderar proyectos. Pero aquellos que están realizando la tesis con sondeos obtenidos en estos programas ya no tendrán acceso a las muestras con las que están trabajando. «Tenemos un riesgo muy grave de perder una comunidad científica», explica Carlota Escutia, investigadora del Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra (CSIC-Universidad de Granada) y ex-delegada de España en el Comité Científico del consorcio europeo ECORD, miembro del IODP.

Este programa de perforación marina ha contado con investigadores de 23 instituciones españolas, 21 participantes en campañas de perforación y dos propuestas científicas lideradas por españoles, sólo superadas en Europa por Alemania y Reino Unido, que aportan seis millones de euros cada uno.

«La comunidad internacional reconoce a la ciencia española en este campo y la valora mucho y nuestro Ministerio no lo hace», dice Escutia. Sin embargo, los investigadores insisten en que aún es posible pagar la cuota y recuperar el prestigio perdido. «Después de negociar, tenemos una oportunidad de participar a bajo coste. Si queremos volver, no creo que nos cobren la deuda anterior. Con empezar a pagar a partir de este año sería suficiente», dice Escutia. Este diario intentó ayer conocer la versión de la Secretaría de Estado de I+D+i, pero no obtuvo respuesta.

La respuesta a los científicos: 'Fondos privados'

Después de años de negociaciones para encontrar una solución, los representantes españoles en ambos programas enviaron una carta directamente a la secretaria de Estado de I+D+i, Carmen Vela, para exponerle el problema. «Desde esta Secretaría de Estado hemos realizado una priorización de nuestra participación en infraestructuras internacionales que ha motivado la no renovación de la suscripción en algunas de ellas, tal y como ha sido el caso de los programas IODP e ICDP», cita la respuesta postal de Vela. La carta dice, además, que «la colaboración económica del sector privado es clave en estos momentos en que los presupuestos públicos no pueden absorber por sí solos la actividad en I+D+i».

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Noticias
 
© 2014 Comunicación Vera Levante, S.L. Todos los derechos reservados
Aviso legal | Privacidad | Diseño Oloblogger