Anuncio superpuesto

Aviso Cookies

Botones

Agenda

Tregua privada, de Lőrinc Szabó

Lőrinc Szabó de Gáborján fue un poeta y traductor húngaro que nació el 31 de marzo de 1900 en Miskolc y murió en Budapest el 3 de octubre de 1957


Lőrinc Szabó
Versovia.com / 08·02·2015

Lőrinc Szabó nació en Miskolc, pero cuando tenía tres años su familia se mudó a Balassagyarmat. Estudió en la Universidad Eötvös Loránd de Budapest (ELTE), donde conoció a Mihály Babits, su gran amigo. Sin embargo, no completó sus estudios y comenzó a trabajar para la revista literaria Az Est en 1921, poco después de casarse con Klára Mikes, hija de Lajos Mikes. Allí trabajó hasta 1944. Entre 1927 y 1928 fundó y editó la revista Pandora.

Sus primeros poemas fueron publicados en los años 20 en la revista Nyugat ("Occidente"), que dominó la escena literaria húngara durante el primer tercio del siglo. Su primer libro de poemas, Föld, erdő, Isten ("Tierra, bosque, Dios"), se publicó en 1922 y obtuvo un considerable éxito. Recibió el Premio Baumgarten en tres ocasiones: en 1932, 1937 y 1943. Tradujo al húngaro diversas obras de Shakespeare; Las flores del mal de Baudelaire; el Gran Testamento de Francoise Villon; La escuela de las mujeres de Molière; Las cuitas del joven Werther de Goethe, así como obras de Verlaine, Pushkin y Krylov.

Terminada la guerra, calló en desgracia para el régimen prosoviético húngaro, fue apartado de la vida cultural y sólo pudo seguir publicando traducciones, pero no obra original. Sin embargo, su importancia fue reconocida poco después de su muerte, cuando recibió el Premio Kossuth.

Muchos de sus poemas están dedicados a sus hijos, Lóci y Klári, mientras que otros recuerdan su propia infancia. El ciclo de sonetos titulado El 26º año (1957) fue escrito en memoria del gran amor de su vida, Erzsébet Korzáti, que se suicidó en 1950.


“Tregua privada”

Si hubiera sabido desde siempre lo que he aprendido
a lo largo de los días,
si hubiera sabido desde siempre que la vida era
lágrimas y porquería,

no estaría ahora silbando en la calle,
caminando tan alegre,
probablemente, para terminar con todo,
hace mucho tiempo que me habría ahorcado.

Una vez creí, junto con otros tantos
soñadores desvelados,
que el mundo y la raza humana
aún podían ser salvados.

Pensaba que por la fuerza,
trabajando todos juntos
o con palabras amables
podríamos cambiar el mundo

Todo es más espantoso de lo que creía
cuando era joven
pero afortunadamente, no soy tan delicado.
Ya no.

Puedo hacer frente a las abominaciones de la vida
con los ojos abiertos
que, con el tiempo y la apatía
ya se han vuelto inmunes.

He visto lo que hay tras esos viejos disfraces,
esos frágiles velos,
a los treinta y tres años ya no puedo ser engañado
por ingenuos cuentos:

Veo ahora que la vida es más desagradable
de lo que en mi adolescencia ,
fui capaz alguna vez
de presentir en mi conciencia.

Veo cómo engañan a pobres diablos
y les cierran la puerta en la cara,
y el pobre diablo no puede dejar de serlo
por más que lo intenta.

Veo cómo la razón se convierte
en la puta del interés
cómo los villanos se visten de héroes
en busca del santo grial.

Veo las causas más nobles pisoteadas
por la mayoría,
y que sólo la muerte nos puede brindar
verdadera armonía.

Y cómo de nada vale lamentarse
ni derramar lágrimas sobre la tierra,
pues todas las obras humanas
nos conducen a la guerra.

Veo la vida con paciencia de acero
y con calma, resignado
como en una colonia de lepra o en un campo
de batalla condenado.

Si hubiera sabido de todos estos peligros,
de un solo golpe,
seguramente, para terminar con todo,
hace mucho tiempo que me habría ahorcado.

Pero, al parecer, el futuro decidió otra cosa
para mi destino errante:
me enseñó todo, lentamente
de manera suave:

Por eso firmo esta tregua individual,
en privado y sin testigos,
por eso hago de manera consciente
lo que se tiene que hacer,

por eso pienso que hay momentos
que bien valen la pena,
y por eso en tiempos de guerra,
aún escribo poemas,

por eso silbo entre los leprosos,
mientras por dentro sonrío,
y empiezo a tomarle cariño
al niño ingenuo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Noticias
 
© 2014 Comunicación Vera Levante, S.L. Todos los derechos reservados
Aviso legal | Privacidad | Diseño Oloblogger