Anuncio superpuesto

Aviso Cookies

Botones

Agenda

Oración, de Max Jacob

29 años y seis días después de su conversión al catolicismo, Max Jacob fue apresado por judío y murió de neumonía en un campo de concentración cercano a París nueve días más tarde



Max Jacob

Versovia.com / 01·02·2015

Max Jacob nació en Quimper, Bretaña, el 11 de julio de 1876, en el seno de una humilde familia judía: su padre era sastre. Al terminar sus estudios secundarios se instaló en París donde realizó los más variados oficios: desde barrer almacenes hasta astrólogo, profesor de piano, pintor o crítico de arte.

A partir de 1901, entabló una estrecha amistad con André Salmon, Guillaume Apollinaire y Pablo Picasso con los que compartió su vida en Montmartre, en el hoy célebre Bateau-Lavoir. Fue muy cerca de éste último, en la rue Ravignan, donde tuvo lugar uno de los acontecimientos claves de su vida: la aparición de Cristo en su habitación el 7 de octubre de 1909. Fue el comienzo de un largo camino hacia la conversión al catolicismo: el 18 de febrero de 1915 fue bautizado en Notre-Dame de Sion, con Picasso como padrino.

Ya en 1911 había publicado, gracias al mecenazgo de Picasso, el primero de sus grandes libros: "Las obras burlescas y místicas de San Matorel, muerto en el convento de Barcelona". En 1917, publicó uno de los pincipales libros de la vanguardia poética de la primera mitad del siglo XX: Le cornet à dés, libro que lo consagró como un maestro del poema en prosa.

En 1921 se instaló en Saint-Benoît sur Loire, cerca de la célebre abadía benedictina. A partir de entonces, su vida estuvo ritmada por breves escapadas a París, una intensa vida espiritual en compañía de los monjes benedictinos, algunos viajes al extranjero, por España e Italia, y la prosecución de su obra, mientras vivía modestamente de la venta de sus acuarelas.

El 24 de febrero de 1944 fue arrestado por la Gestapo y conducido al campo de concentración de Drancy, en las cercanías de París. A pesar de los esfuerzos de sus numerosos amigos para que fuese liberado, murió allí de una neumonía el 5 de marzo de 1944, "víctima de una barbarie que vio solamente en ese cristiano por iluminación al judío denostado que era por nacimiento" (Michel Leiris).



Oración

Permitid, Señor,
un 
poco de lujuria en este
 mundo.

Permitid que el roce de 
los labios 
sea caliente
 levadura,

permitid que las
 pupilas de luto del
 deseo
se hundan en el 
pozo de otros ojos,

permitid que la mano
 del osado amante

palpe la sangre ajena 
estremecida.

Dejad hervir las entrañas 
de los machos
sobre la 
piel desnuda,

dejad el juego de los 
adolescentes labios

bucear en los senos de
 los lirios,

dejad las vírgenes con 
su secreto fuego

ardiendo en piras 
escondidas,

dejad los muslos de los 
verdes tallos

mezclarse en llamas 
de tacto,
en apretadas 
lianas de caricias.

Que el rubor se
 desnude enteramente

y la escultura
 surja de tactos y 
torrentes,

que los zumos de los 
ojos exprimidos y de 
brazos,

mane de fuentes 
secretas y de labios.

Permitidlo, Señor,
que 
ya sufren sus penas 
los humanos,

que ya, bastante,
la
 carga duró sobre sus 
hombros.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Noticias
 
© 2014 Comunicación Vera Levante, S.L. Todos los derechos reservados
Aviso legal | Privacidad | Diseño Oloblogger