Anuncio superpuesto

Aviso Cookies

Botones

Agenda

“Almería es la provincia con menos conservatorios de Andalucía”


El Levante almeriense cuenta con cinco muchachos en la Orquesta Joven de Almería a pesar de que aquí no existe la posibilidad de estudiar el grado medio de la carrera musical




Versovia.com / 22·01·2015

El activo fundamental de nuestra comarca es, sin duda alguna su gente, las mujeres y los hombres que la hacen grande y que, día a día, con su esfuerzo, van construyendo el futuro, como lo hacen Félix Gallardo y su tuba, Ginés Gallardo con el clarinete y Diego Ramírez a la trompeta, que junto a la flauta travesera de Sonia Cánovas y la trompa de Paco Carmona representan a nuestra comarca en la Orquesta Joven de Almería (OJAL), un vivero de talentos para la Orquesta Ciudad de Almería (OCAL) en el que han logrado un puesto, a pesar de la ausencia de un Conservatorio de Grado Medio en alguno de nuestros pueblos.

La OJAL cuenta con 70 músicos seleccionados a medida que queda libre alguna plaza vinculada a un determinado instrumento. Son muchos los que se presentan a las pruebas y los candidatos deben superar un altísimo nivel de exigencia.

Todos empiezan su adicción a la música en las bandas de los pueblos, inagotable cantera que aúna voluntades de los amantes del más hermoso de los ruidos, como la definiera Friedrich Nietzsche. Pero quienes hacen de ella toda una filosofía de vida, simultanean esas agrupaciones con otros formatos que les permitan tocar. Así, Félix y Ginés compaginan las bandas de Antas y Mojácar con ‘La blue band’, una charanga, y Diego se encarga de la sección de viento de ‘No potable’, otra banda, pero de rock’n’roll.

Y, en Semana Santa, toda una maratón al amparo de las procesiones en que desfilan, sin descanso ni solución de continuidad, por los pueblos de la comarca y de más allá. “Más de una vez –recuerda Diego- hemos venido desde Lorca, vestidos y pintados como egipcios y nos hemos encontrado con los pasos esperando en Antas a que nos lavemos y cambiemos de ropa”.

Aunque estudian un instrumento, todos tocan, además, otros. Diego compagina sus estudios de 3º de trompeta con la batería, Ginés hace lo propio con su 3º de clarinete y el saxo alto y Félix hace 4º de tuba, al tiempo que toca la percusión, el bajo eléctrico, la guitarra, la batería, el bombardino, el trombón y la trompa.

Para ellos, llegar a la OJAL supone un salto cualitativo importantísimo y fundamental en sus carreras. “No deja de ser un sacrificio más que añadir a los que ya venimos haciendo”, apostilla Ginés. “La sede de la orquesta –añade Félix- está a cien kilómetros de aquí, en Retamar, pero la experiencia que ofrece y la posibilidad de crecer musicalmente de la mano de profesores como los que tiene, además de contar con un director de la talla de Michael Thomas, un reconocido maestro internacional como director y como violinista, supone una oportunidad que no se puede desaprovechar”.

“Aquí –sigue apuntando Félix- son fundamentales los conservatorios de Lorca y Almería. La banda no cubre expectativas y el de Cuevas es de nivel elemental. Quienes vamos a Lorca nos organizamos y contratamos un autobús que nos deja en la puerta, pero los que van a Almería lo tienen mucho peor”.

“De hecho –continúa Ginés-, yo no pude empezar el grado medio hasta que no tuve coche propio. Que aquí no exista la posibilidad de cursar el grado medio hace que gente con mucho talento no haya podido desarrollarlo. Somos la provincia con menos conservatorios de Andalucía y, sin embargo, la mayor parte de los músicos de la Orquesta Joven de Andalucía son almerienses y hay muchos almerienses en orquestas de todo el mundo”.

“Aquí hace falta ya un conservatorio de grado medio. Somos muchos los que andamos yendo a Lorca y Almería, pero muchos más los que abandonan por no disponer del dinero o del tiempo que suponen esos desplazamientos”, añade Diego, que, además, afirma que “nosotros revertimos la experiencia que adquirimos en la OJAL a las bandas y grupos en los que tocamos y, así, elevamos el nivel de la comarca”.

Ellos dedican a diario entre tres horas y media y cuatro al instrumento, ensayos aparte. “La trompeta –dice Diego- te hace mucho daño al labio”. Ginés compatibiliza la música con su trabajo en la empresa HCA. Diego se dedica a la agricultura familiar. “Dedico 12 horas a la semana a la banda de cornetas y las tardes enteras al conservatorio. Salgo a las tres del instituto, me como un bocadillo en el autobús y a las tres y media estoy en el conservatorio”, cuenta Félix.

Pero todo se olvida cuando se llega a la OJAL; y es que, como dice Diego, “la música es parte fundamental de nuestras vidas”.

“Ensayamos –cuenta Félix- un domingo de cada dos y en función de los conciertos programados. Pero no podemos tener un calendario de días fijos debido a la agenda del director, que está al frente de más orquestas y tiene muchos compromisos”.

Michael Thomas, tiene un enorme prestigio. También como violinista. Es una biblioteca con piernas que impregna a nuestra orquesta de un atractivo enorme. Cuida hasta el más mínimo detalle y no se le escapa nada. Es consciente de cómo suenan en cada momento todos y cada uno de los 70 instrumentos que componen la orquesta. Yo le he visto explicar cómo ha sonado en una misma pieza cada uno de los doce violines primeros”, apostilla Félix, que ha tenido la suerte, además, de tocar con la OCAL. “Nosotros –dice- somos la cantera. En Almería hay muy buenos músicos tocando en orquestas de todo el mundo, pero hay muchos músicos de fuera en la OCAL. La idea es que lleguen a ser todos de aquí”.

Además de por Thomas, nuestros jóvenes amigos han sido dirigidos por otros reconocidos directores invitados, como Pablo González, director de la Orquesta de Cataluña, Juan José Navarro o José Vélez.

Añade Félix que han colaborado con otras orquestas, e incluso con un grupo de pop tocando temas de The Beatles, con el Brass Quintet de Granada, la cantautora almeriense Sensi Falán y el guitarrista Tomatito. “Cuando estás con alguien como Sensi o Tomatito te das cuenta de lo mucho que te queda aún por aprender”.

Los instrumentos son otra historia. Para el nivel de exigencia que tiene una orquesta como la OJAL no se puede tocar con cualquier cosa. La tuba de Félix cuesta 10.000 euros, el clarinete de Ginés 3.000. “Ahora –dice Diego- estoy tocando con una trompeta americana que me ha prestado un profesor de la orquesta. Cuando termine la temporada de la mandarina espero haber ahorrado lo suficiente para comprarme una española de 3.000 euros que he estado viendo”.

“Actualmente el presupuesto de la orquesta es la quinta parte del que había hace seis años y eso repercute en que tocamos poco y sólo en algunos pueblos de la provincia. Ni siquiera los ayuntamientos de la zona nos contratan”, se quejan con cierta amargura.

“Pero cuando todo sale bien y le haces sentir algo a la gente, la sensación que te queda lo recompensa todo”, asevera Diego.

“Un músico, tras un concierto, gasta la misma energía que un futbolista en un partido. La música clásica exige mayor desgaste mental. Tienes que estar al 120%. Como si fuera la última vez que tocas. Yo salgo de los ensayos para acostarme” asegura Félix Gallardo.

Su próximo concierto será el próximo 1 de febrero en el Maestro Padilla, en Almería. Llenarán el auditorio con las notas de la 8ª sinfonía de Dvorak.

Hace falta un conservatorio de grado medio 

Los jóvenes músicos de la comarca se quejan de no disponer aquí de un conservatorio en el que poder cursar estudios de grado medio. Les supone un sacrificio importante, en dinero y en tiempo, desplazarse hasta Lorca o Almería, pero lo peor de todo es el gran número de vocaciones truncadas porque las circunstancias familiares no pueden asumir dicha contingencia.

La apertura de un conservatorio es una vieja aspiración del alcalde de Huércal Overa, Domingo Fernández: “Desde el momento en que asumimos el gobierno de Huércal Overa, nos pusimos en marcha para convertir la Escuela de Música en un conservatorio reglado. Hemos mantenido conversaciones con la Consejería e iniciado los trámites administrativos oportunos, pero ese es un camino largo y estaremos limitados a comenzar impartiendo sólo el ciclo elemental. El de Cuevas, que lleva ya un tiempo abierto, sí que podría conseguir antes la implantación del grado medio”.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Noticias
 
© 2014 Comunicación Vera Levante, S.L. Todos los derechos reservados
Aviso legal | Privacidad | Diseño Oloblogger