Anuncio superpuesto

Aviso Cookies

Botones

Agenda

Entrevista a Juan Grima, editor e historiador



Arráez ha editado un libro esencial para entender lo que ocurrió tras el terremoto de 1518 en Vera 




Recreación de Vera el día después del terremoto. Dibujo de Emilio Sánchez Guillermo

Versovia.com / 02·12·2014

El pasado 9 de noviembre, coincidiendo con el aniversario del terremoto que asoló
Vera en 1518, el Ayuntamiento de la ciudad y Arráez editores presentaban un riguroso trabajo, “El terremoto de 1518 en Vera y su comarca”, en el que los profesores Mauricio Bretón, Manuel Espinar, Juan Grima y Francisco Vidal, con la inestimable colaboración del dibujante Emilio Sánchez Guillermo,nos aproximan a conocer el día después de aquella fatídica fecha.

- ¿Qué aporta este libro a lo que ya existe sobre el terremoto de Vera? 

- Hasta ahora sólo se habían publicado una serie de artículos por parte de algunos historiadores, pero éste es un trabajo en el que participan un experto en vulcanología, otro en sismología, hay historiadores y documentalistas que han recuperado todos los documentos conocidos del Archivo General de
Simancas, de la Biblioteca Nacional de Madrid, del Archivo de la Alhambra, que era el archivo militar, y en el de Vera.Aportamos, incluso, siete interrogatorios que se hicieron unos días después del terremoto a testigos supervivientes para que el rey tuviera constancia de lo que había pasado.

- ¿Te ha sorprendido encontrar abundante documentación sobre este acontecimiento o ya se conocía que existía? 

- La gran aportación ha venido de la Biblioteca Nacional y del Archivo General de
Simancas. En el archivo de Vera hay dos cartas de Carlos I al Papa pidiéndole ayuda. Vera tiene el águila bicéfala en el escudo porque el emperador hizo la ciudad nueva y puso sus armas. En la iglesia hay tres escudos, el del obispo Villalán, porque el obispado de Almería puso dinero para que se hiciera; el de Carlos I y el del Papa Clemente X, los tres que contribuyeron a su construcción.

En el terremoto murieron 150 de los 550 habitantes que tenía
Vera, y, además, quedó una gran cantidad de lisiados. Muchos no quisieron vivir más en Vera después de haber perdido a la mujer, a los padres o a los hijos. Fue una situación muy dura. Encima, sabían que estaban vendidos a los moros que en cualquier momento podían atacar. Fue una época durísima para Vera. Las autoridades se volcaron y movieron todos los hilos posibles, sobre todo Alonso Fajardo, primo del marqués de los Vélez, que era el procurador de Vera, una especie de regidor que llevaba todos los temas en defensa de la ciudad y peticiones a otros sitios.

Fajardo era un hombre culto, de una valía tremenda y muy bien relacionado. Ese hombre fue clave. Movió a su primo el Marqués, al Capitán General del reino y al corregidor, que vio claro que había que hacer una nueva ciudad costara lo que costara.

- ¿El libro es una descripción de los acontecimientos del terremoto o trata también sobre la creación de la nueva ciudad? 

- Partimos del terremoto, pero, también, de la historia de
Vera, de cómo fue cambiando de sitio desde su primer asentamiento en lo que hoy es Villaricos y sus diferentes emplazamientos hasta que se sitúa en lo que hoy conocemos como Cerro del Espíritu Santo.

Vera tenía más de mil habitantes en época musulmana y los repobladores no traen tantos cristianos como moros habían echado. Fundaron una ciudad mucho más protegida, que es la que se destruye. La
Vera musulmana estaba totalmente arrasada porque los cristianos entraron para llevarse cualquier cosa que se hubieran dejado. Nosotros hemos descubierto otro terremoto del que no se sabía nada que destruyó Vera y Mojácar la Vieja en 1406 y. Un terremoto fortísimo constatado por fuentes cristianas.

- ¿Tan demoledor como éste? 

- En 1497, en las concordias entre
Vera y Mojácar por la torre de Garrucha, ya hablan del “aljibe quebrado” y, la forma en que está quebrado ese aljibe, según los técnicos del centro de desastres sísmicos de Granada, sólo se puede producir por un terremoto.

El de 1518 llegó hasta
Huércal Overa. Su castillo estaba en la Sierra de Almagro y fue abandonado en esa misma época. La gente empezó a bajarse al llano y fundó Overa. Vimos también cómo la Torre de Overa tiene dos niveles, uno de ellos con unas rajas provocadas por los efectos de un seísmo. Sabemos que la Torre de Garrucha se cayó, que en Cuevas desapareció la iglesia y los principales edificios, y también que a Mojácar la destruyó el terremoto de 1518.

- ¿Podemos relatar hechos concretos que sucedieron esa noche? 

- Hemos recogido los testimonios de 7 testigos. Uno vivía en
Huéscar y vino a visitar a sus padres cuando, de repente, ocurrió el terremoto, mató a sus padres y él quedó enterrado. Cuenta cómo lo sacaron, cómo quedó todo destruido, que hubo 150 muertos y cómo era, a su juicio, fundamental poblar, hacer fuerte la ciudad y traer “gente de guerra” porque, destruida Vera, los moros podían entrar y llegar hasta Baza o Lorca. Es decir, planteaba que reconstruir y defender Vera era una cuestión de Estado.

- ¿Es cierto que la ciudad nueva de Vera se construyó con los desechos de la vieja?

- Sí. Se estuvieron sacando ruinas hasta 1525, en que llegó
Ramiro Núñez de Guzmán y, como escuchó a mucha gente decir que se habían salvado tras los asaltos de moros de 1523, porque se habían atrincherado en lo alto del cerro viejo y ahí, tirando piedras y disparando con ballestas habían parado a un ejército de 1.500 hombres, pensó en dejar las piedras allí para poder protegerse en caso de necesidad y, en 1525, prohibió llevárselas bajo una multa de cuatro veces el valor de lo que se llevaran, pero durante los años anteriores aprovecharon las piedras para hacer la nueva ciudad.

- ¿Qué sabemos de los efectos del terremoto en los pueblos del entorno? 

- En
Antas se dice que ocurrió lo mismo, pero no sabemos nada acerca de muertos o si se cayó la iglesia, si es que la había.

Hemos visto los edificios que quedan de esa época, la
Torre de Overa y la fortaleza de Huércal. Hicimos fotografías a las rajas y comprobamos que algunas son fruto de terremotos, lo que prueba que afectó a Overa. Sabemos, también, que llegó a Cuevas, pero no tenemos constancia de que hubiera muertos.

- Y de
Mojácar ¿qué podemos contar? 

- Tuvo unos representantes de mucha altura. Tanto
Hernández Morales como Ceba se movieron al más alto nivel y consiguieron el título de ciudad cuando terminó la reconstrucción. Mojácar tenía 350 habitantes, de los que murieron 14. Dentro de una muralla estaban todas las casas, debajo de la ciudadela, el último reducto donde la gente resistía durante los ataques de los moros, pero el castillo se derrumbó y mató a las nueve personas que estaban dentro. Cinco más murieron en el resto de la ciudad, en donde cayeron 30 casas.

- ¿Se reconstruyeron los castillos?

- El de
Mojácar sí. Costó más de 300.000 maravedíes y estuvo funcionando hasta el siglo XIX. El Duque de Alba tenía a una persona en el castillo como alcaide y, al mismo tiempo, como gobernador de todas sus tierras en los términos de Turre y Mojácar.

En
Garrucha había una torre hecha de tapial dentro de un cercado que usaban los pescadores para guardar las barcas. Unas 100 personas iban allí todos los días a comprar pescado. Durante el día tenía mucha vida, pero nadie se quedaba a dormir. La torre se desplomó y desapareció por completo.

Existía también en
Garrucha un edificio que se llamaba ‘Casa de la sal’, donde se almacenaba la procedente de las salinas de Cabo de Gata o de Roquetas. Eran unas bóvedas bajo el actual ayuntamiento. La sal era importantísima, todas las conservas eran a base de sal. Era una riqueza muy grande para el reino nazarita y, luego, para los reyes católicos y sus sucesores. Ese edificio no se cayó al estar construido de forma abovedada.

- La reconstrucción de
Vera y Mojácar ¿supuso algún desembolso por parte de los damnificados?

- No tenemos ese dato. Sabemos que se arreglaron todos los edificios oficiales; que Vera consiguió del rey y del papa un monasterio, el de los Mínimos, un hospital, el de san Agustín, y consiguió, también, una iglesia Tres edificios religiosos importantísimos para una ciudad financiados desde fuera. Conocemos el total de lo que se gastaron en la ciudad, pero no hemos encontrado cuentas pormenorizadas.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Noticias
 
© 2014 Comunicación Vera Levante, S.L. Todos los derechos reservados
Aviso legal | Privacidad | Diseño Oloblogger