Anuncio superpuesto

Aviso Cookies

Botones

Agenda

Setecientos versos para Maindra, de Martín Torregrosa. Reseña

Martín Torregrosa (Albox, Almería, 1957), es autor de los poemarios “Lazos de sangre”, editado por el Instituto de Estudios Almerienses, en la colección de creación literaria Alfaix, en el año 1997, con el que consiguió el Premio “Jornadas por la Paz” en Zúrich





Pilar Quirosa-Cheyrouze / 22·09·2014*

También es autor de “Azul es el color de los desheredados”, editado por Huerga y Fierro en 2004, un libro que fue nominado al Premio de Poesía Blas de Otero, y “El tren de la lluvia”, editado en la colección Hipocampo de Editorial Renacimiento.

Maindra, traduce el sentimiento volcado en la esencialidad del ser, en el culmen de la fuente amorosa que se interna como savia, por estos setecientos versos, a través de la memoria. El amor, tema universal, es clave en la catarsis del pensamiento y la búsqueda de esa verdad primigenia. El sustrato amoroso, como tal, se viste de reflejos, de vasos comunicantes, de sueños y experiencia de vida, que surgen de esa infinita saudade que abarca todo un poso de realidad, hasta hacerse trascendente: “Ya nada es regresable/ apenas la memoria/ atisba el subconsciente/ para seguir amando/, en el olvido”. Es un horizonte de imposibles retornos, donde la sublimación de los signos se adentra en el campo de la soledad y la nostalgia. En el poemario, Martín incorpora cuatro sonetos, el primero de ellos atrapado por el acento amoroso de Miguel Hernández, sonetos intensos, de voz debida a la tradición secular, que sirven de contrapunto al resto de los poemas, desarrollados en verso libre, donde los recuerdos reverdecen instantes, donde la idealización se enfrenta a esa suerte de desarraigo, en la evocación del momento y la observación del inclemente paso del tiempo. Un recorrido por el frío invernal que satura la conciencia, los paisajes italianos -en una plaza romana, en Santa María del Popolo-, o la visión compartida por los lagos de Europa, el poso de la niebla siempre presente, matizando los perfiles de la vida. Piel deshabitada que reclama una marea de signos, la visión etérea de Afrodita emergiendo de las aguas. Poesía sensual y rica en matices, enmarcada en el encuentro con la naturaleza. La noche –que tantas veces se convierte en despedida-, el recreo de los sentidos, también el puente de Brooklyn, el lenguaje de los días. Esa línea férrea asaltada por el vaivén de los recuerdos, “Sólo encuentro el vacío/ de los andenes,/ el viejo traqueteo/ de los trenes/ alejándose”, la incertidumbre y los misterios, la persistente y sacramental lluvia de otoño. Otros sueños, otros caminos, lejana ya la imagen de la única y palpitante adolescencia.

“Setecientos versos para Maindra”. Martín Torregrosa. Editorial Renacimiento. Calle del Aire. Nº 128. Sevilla, 2014.
________________________

Pilar Quirosa-Cheyrouze es escritora. Esta reseña fue publicada por la revista Foco Sur en su número de agosto de 2014. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Noticias
 
© 2014 Comunicación Vera Levante, S.L. Todos los derechos reservados
Aviso legal | Privacidad | Diseño Oloblogger