Anuncio superpuesto

Aviso Cookies

Botones

Agenda

Juan Miguel Alcázar explicó en Antas para qué sirven las diputaciones

De los cuatro niveles administrativos que existen en España, el ejercido por las diputaciones es el menos conocido de todos



Juan Miguel Alcázar, Isabel Belmonte y Diego Zamora

Javier Irigaray / 21·08·2014

Partiendo de esa premisa, Juan Miguel Alcázar, licenciado en derecho, interventor del área de deportes de la Diputación provincial de Almería y yerno de Diego “de Leonor”, enumeró los servicios que el ente supramunicipal presta a los ciudadanos.

Alcázar cerró el ciclo de conferencias que por san Roque organiza el ayuntamiento de Antas y, tras las clásicas palabras de bienvenida ofrecidas por la alcaldesa Isabel Belmonte, fue presentado por el coordinador de las charlas, Diego Zamora, que hizo referencia a la formación y personalidad del ponente de la noche.

El estado de bienestar se fundamenta en las prestaciones que reciben los habitantes de un pueblo, sostuvo el conferenciante, y mayor será el bienestar cuanto más y mejores sean los servicios que reciben y, eso, ha de hacerlo alguien.

Dentro del ordenamiento constitucional, argumentaba Alcázar, corresponde a los municipios la gestión de determinadas cuestiones, como el ciclo integral del agua, el alumbrado público, los cementerios, la gestión de tasas y tributos o la construcción y mantenimiento de las vías de comunicación entre sus diferentes núcleos, pero la mayor parte de los ayuntamientos no tienen el suficiente número de vecinos como para poder soportar, en igualdad de condiciones que los que moran en las ciudades, el coste de esos servicios básicos.

Puso el ejemplo de Almería, una provincia con ciento dos municipios, de los que ochenta no llegan a los cinco mil habitantes y cincuenta ni tan siquiera a los mil. Pues, precisamente, las diputaciones suplen las necesidades de todos esos pueblos.

El yerno de Diego “de Leonor”, tras plantear que el desconocimiento y lejanía que el ciudadano siente hacia el ente provincial tal vez se deba a que es gestionado por políticos que el pueblo no elije directamente y a los escándalos en que, en ocasiones, se han visto envueltos, incidió en algunos aspectos como el escaso número de funcionarios, 59.000 entre dos millones y medio, la ausencia de déficit, que, incluso ha devenido en el último ejercicio en un superávit del 1%, y en que, si desaparecieran, las tareas que viene realizando deberán ser desempeñadas por otras instancias, a no ser que la decisión sea la de dejar de prestarlas y, por tanto retroceder enormemente en el nivel de bienestar social que disfrutamos.

Concluyó, además, que los debates que se suscitaron acerca de su desaparición o de la fusión de municipios se han zanjado a partir del momento en que se promulgó la reciente ley de reforma de la administración local.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Noticias
 
© 2014 Comunicación Vera Levante, S.L. Todos los derechos reservados
Aviso legal | Privacidad | Diseño Oloblogger