Anuncio superpuesto

Aviso Cookies

Botones

Agenda

Janis Joplin, Leonard Cohen y el Chelsea hotel

El Hotel Chelsea es, tal vez, el más famoso de Nueva York



Janis Joplin

Javier Irigaray / 21·08·2014

Por sus habitaciones han pasado numerosos artistas, músicos y escritores que hicieron de él un centro cultural y artístico del mundo bohemio de la ciudad que nunca duerme. Está situado en el 222 Oeste de la calle 23rd, entre las avénidas Séptima y Octava. Construido en 1883, el hotel no acepta reservas desde el 1 de agosto de 2011.

Entre la larga nómina de celebridades que habitaron entre sus paredes, Mark Twain, Dylan Thomas, William S. Burroughs, Leonard Cohen, Arthur Miller, Tennessee Williams, Allen Ginsberg, Jack Kerouac, Simone de Beauvoir, Jean-Paul Sartre, Charles Bukowski, Stanley Kubrick, Miloš Forman, Lillie Langtry, Ethan Hawke, Dennis Hopper, Uma Thurman, Jane Fonda, Keith Richards, Patti Smith, Dee Dee Ramone, John Cale, Édith Piaf, Joni Mitchell, Bob Dylan (escribió en este hotel 'Sad eyed lady of the lowlands' dedicada a Sara), Janis Joplin, Jimi Hendrix, Sid Vicious, Leonard Cohen, Anthony Kiedis, Bob Marley, Christo, Robert Mapplethorpe, Frida Kahlo,Diego Rivera, Robert Crumb, Jasper Johns, Claes Oldenburg, Willem De Kooning y Henri Cartier-Bresson. El pintor y etnomusicologo Harry Smith vivió y murió en su habitación del Hotel Chelsea, la 328. El pintor Alphaeus Cole vivió aquí casi 35 años, hasta su muerte a la edad de 112 años, fue entonces, en 1988, la persona más longeva del mundo. Tio Horakles, de Argentina. Charles R. Jackson, autor de "The Lost Weekend", se suicidó en su habitación en el Chelsea el 21 de septiembre de 1968.

Leonard Cohen recorría los pasillos del hotel Chelsea, en Nueva York. Había quedado con Brigitte Bardot, cuando, de repente, coincidió en el ascensor con Janis Joplin que, a su vez, se había citado con Kris Kristofferson .

Subieron hasta el piso 4º, en el que estaba la habitación del canadiense. De lo que sucedió entre ambos en la 415 no se hubiera enterado nadie si Cohen no lo hubiera descrito en esta canción.


Chelsea hotel

Te recuerdo bien en el Chelsea Hotel,
hablando tan segura y tan dulce,
la cabeza sobre la cama deshecha,
mientras las limusinas esperaban en la calle.
Esas fueron las razones y eso era Nueva York,

corríamos por el dinero y la carne.
Y, a eso, los trabajadores de la canción llamamos amor
y probablemente lo siga siendo para aquellos que abandonamos.

Ah, pero te fuiste, ¿verdad, pequeña?
Acababas de dar la espalda a la multitud,
te fuiste, ya nunca más te oí decir
te necesito, no te necesito,
te necesito, no te necesito
mientras todo el mundo baila a tu alrededor.

Te recuerdo bien en el Chelsea Hotel.
Eras famosa, tu corazón una leyenda.
Me dijiste de nuevo que preferías a los hombres guapos
pero que conmigo harías una excepción.
Y apretando el puño por aquellos que, como nosotros
estamos oprimidos por los cánones de la belleza,
fija en mí, dijiste, 'Bueno, no me importa,
somos feos pero tenemos la música'.

Y luego te alejaste ¿verdad, pequeña?
Acababas de dar la espalda a la multitud,
te fuiste, ya nunca más te oí decir
te necesito, no te necesito,
te necesito, no te necesito
mientras todo el mundo baila a tu alrededor. .

No pretendo decir que yo haya sido tu mejor amante,
no puedo ir tras la pista de cada gorrión caído.
Te recuerdo bien en el Chelsea Hotel,
eso es todo, ni siquiera pienso en ti muy a menudo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Noticias
 
© 2014 Comunicación Vera Levante, S.L. Todos los derechos reservados
Aviso legal | Privacidad | Diseño Oloblogger