Anuncio superpuesto

Aviso Cookies

Botones

Agenda

Entrevista a Manuel Pimentel


Es Pimentel un hombre inquieto y curioso, con una desmesurada debilidad por el Paleolítico, la edad del hombre más distante en el tiempo



Manuel Pimentel en Cueva Oscura, Antas, entre Pilar y el arqueólogo Ignacio Martín Lerma


Javier Irigaray / 27·08·2014

Mide la vida en decenas de miles de años y eso le permite verla con otra perspectiva. Cercano, sencillo y directo, se le ve disfrutar reptando por los angostos pasillos que separan las estancias de una cueva y se le nota fascinado cuando pisa por donde miles de años antes otros hombres, sin saberlo, ponían los cimientos de lo que hoy somos.
- Parece que se está despertando un interés general por el mundo de la arqueología
- Yo no soy científico, no soy arqueólogo, pero tengo una gran afición  y por eso puedo ver todo este apasionante mundo un poco desde fuera. Somos uno de los países con el patrimonio más rico de todo el planeta y, además, con una arqueología que se remonta a lo más remoto, al Paleolítico. Muy cerca de aquí, en Orce, tenemos restos de hace casi dos millones de años y esa presencia se ha prolongado en el tiempo a lo largo de los siglos hasta llegar a nuestros días. Hay mucha materia y cada día interesa más porque la arqueología no solamente es una ciencia, que lo es sin duda, también es un relato y una aventura, en fin, es una ciencia muy humana y maravillosa.
- ¿Cree que conocemos y valoramos suficientemente nuestro patrimonio histórico?
- A pesar del enorme patrimonio que tenemos en España, en general es poco conocido, no ha sido valorado como le corresponde y ha sido percibido muchas veces como una dificultad para el desarrollo; sólo ahora empieza a cambiar esa percepción. El primer deber de todos es conocer el patrimonio que tenemos, y no únicamente el más lejano, sino el más cercano. En la comarca del Levante tenemos El Argar, toda una cultura, una civilización, aún no sabemos con absoluta certeza si un reino o varios, pero de lo que no cabe duda es de que fue algo realmente singular y uno de los periodos de los que en España hay menos registros arqueológicos y, por tanto, su importancia es superlativa. Hace unos días, durante la visita que hice a Antas, me emocioné viendo el cerro de El Argar, que domina el municipio; un importantísimo centro metalúrgico rodeado todavía por el misterio. Hay que amar la arqueología y conocer, sobre todo, la que nos es más cercana. No tiene mucho sentido que cuando uno hace turismo vaya a ver las ruinas mayas, toltecas o romanas y no conozca el patrimonio que tiene más cerca, no lo proteja y no lo ame.
- ¿Somos conscientes de la importancia que eso supone, también en lo económico?
- La arqueología atrae público de manera creciente y muy intensa. Hay varias ciudades andaluzas que viven del patrimonio histórico y arqueológico. Una es Granada, que sin la Alhambra perdería casi todo el turismo; otra es Córdoba, que sin la Mezquita o Medina Azahara dejaría de acoger a una gran parte de sus actuales visitantes; en Sevilla, Itálica recibe muchísimos turistas, como también los espectaculares dólmenes de Antequera. Se nos puede decir que son grandes monumentos, grandes yacimientos, pero yo, sin duda ninguna, diría que si El Argar o Los Millares estuvieran en cualquier otro país europeo, estarían mimadísimos, cuidadísimos y hoy serían una atracción muy importante para científicos, turistas, familias que vienen a conocer el patrimonio, colegios y personas interesadas, porque son dos joyas muy singulares que obligan a los ciudadanos de Almería a asumir el deber de recuperar y ponerse en marcha, no sólo por la cultura de Almería, sino también por el negocio y el empleo, pues este tipo de patrimonio genera mucha actividad económica, como vemos allí donde se ha puesto en valor.
- ¿Cómo se entiende que una institución como la Junta de Andalucía haya decidido cerrar todos los monumentos y museos que tutela en Almería?
- No lo entiendo. Se podrán aducir miles de motivos para los que hay, con seguridad, miles de soluciones, pero lo que no se puede hacer es cerrar, así perdemos fijo. En primer lugar, engañamos al turista al que le hemos vendido esos monumentos y no va a entender ninguna excusa ni tiene por qué hacerlo, y luego perdemos oportunidades, empleo y riqueza. Me parece un error. Debemos hacer un esfuerzo para que nuestro patrimonio cumpla su función social y, para eso, debe estar abierto al público durante el mayor tiempo posible.
- Usted aboga por la gestión privada del patrimonio histórico público
- El patrimonio ha de tener siempre una tutela pública que garantice que sea para todos, la calidad de su explotación, el rigor científico con el que se trabaja y, una vez garantizada esa tutela pública, la gestión se puede llevar a cabo por medio de las universidades, de funcionarios o de la iniciativa privada. Nuestra legislación es muy cautelosa en la materia, pero hay muchas experiencias internacionales. Por ejemplo, es de destacar la Sociedad de Amigos de los Castillos en el Reino Unido, una entidad privada que realizó una tarea de mantenimiento del patrimonio histórico y arqueológico interesantísima, y otras muchas. Debemos ser muy imaginativos y buscar colaboraciones privadas que permitirán canalizar fondos y actividad económica, mientras la parte pública aportaría garantía científica, de mantenimiento y rigor, creo que es lo inteligente y que hay un campo en esta materia de colaboraciones muy importante.
- Ha estado visitando el paleolítico del Levante almeriense, una época escasamente investigada aquí ¿qué impresión le ha causado?
- Durante la época de glaciación, cuando toda Europa estaba bajo el hielo, el sur de la península ibérica, las costas andaluzas, mantuvieron un clima más cálido que originó una densidad de población muy alta; por otro lado, el conjunto de culturas, ese estar entre el Mediterráneo y el Atlántico, ha hecho que hubiera muchísimo tráfico marítimo con otras zonas del Mediterráneo, además del propiamente interno, y hace que haya muchos restos. Me llamaron mucho la atención algunos yacimientos cercanos a Antas en los que se aprecia una presencia paleolítica muy importante, con restos visibles, y también un neolítico que se puede ver en alguna de las cuevas que visitamos. Es verdad que cuando Antas tiene yacimientos de primer orden como El Argar, que es muy llamativo, todo lo demás puede parecer un tanto eclipsado, pero la impresión que me ha quedado es que Antas cuenta, además, con un importante conjunto paleolítico y, más aún, paleolítico antiguo. Es decir, no sólo del homo sapiens sapiens, que somos nosotros y donde hablamos de una antigüedad de casi 40.000 años, sino que debe haber bastante musteriense o neanderthal, que podríamos datar entre 50.000 y 200.000 años de antigüedad.
- Eso es prehistoria, que algunos definen como la historia no escrita
- Esa historia está escrita y lo está en forma de restos en las cuevas, en trozos de cerámica, en piedras, lo que pasa es que muchas veces ese libro que está escrito en el campo, no lo leemos porque no hemos manifestado suficiente interés o porque aquéllos que están llamados a recuperarlo y a estudiarlo, por diversos motivos, no han podido o no han querido hacerlo, y lo bonito sería poder leer ese libro porque está ahí. En Almería hay todavía mucho libro, yacimientos y hallazgos en el campo por descubrir, por leer y por entender, algunos de ellos bastante espectaculares.
  
“Bueno para la ciencia y para el bolsillo”

A modo de conclusión, dice Pimentel que “Almería, en su conjunto, es una provincia con una riqueza arqueológica altísima. Hay un primer deber que es conocer ese patrimonio, que además es muy interesante y muy divertido porque permite la evocación. En segundo lugar, tenemos que procurar recuperarlo y mantenerlo porque hace un bien a la historia, a la ciencia, pero también supone un bien para el bolsillo y la cartera, pues genera turismo de calidad y eso termina repartiéndose entre todos y permitiendo que nuestros hijos sigan viviendo aquí, que se mueva la economía y haya empleo; así que, bien sea por el ideal o bien sea por lo material, tenemos que apoyar y defender nuestro patrimonio arqueológico”.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Noticias
 
© 2014 Comunicación Vera Levante, S.L. Todos los derechos reservados
Aviso legal | Privacidad | Diseño Oloblogger