Anuncio superpuesto

Aviso Cookies

Botones

Agenda

“En los despachos del fútbol hay más cinismo que en el mundo de la diplomacia"

"En el año y medio que estuve en la directiva del Real Madrid, hice un curso de cinismo en el que se enseñaban las asignaturas de informalidad e incumplimiento de la palabra dada. La palabra, en diplomacia, es sagrada, se cumple”



Chencho Arias durante la presentación de su libro en Vera

Javier Irigaray / 06·08·2014

Diferenciando el mundo de la diplomacia y el de la gestión del fútbol comenzó Inocencio Arias la presentación en la librería Nobel de Vera de “Mis Mundiales”, el último libro publicado por el diplomático, en el que da cuenta de la transformación vivida por España en el periodo comprendido entre el primer mundial que recuerda, el del gol de Zarra a Inglaterra en 1950, y otro marcado por un gol igualmente legendario, el de Iniesta a Holanda en Sudáfrica. El primero lo vivió pegado a una radio en Huéscar. El último, en directo.

Afirmó que “el apoyo de Aznar a la guerra de Irak sólo consistió en un aval político ofrecido por el presidente elegido democráticamente por el pueblo español, con idéntica legitimidad de la que han disfrutado otros presidentes como González o Zapatero”.

“El cambio operado durante estos sesenta años ha sido enorme en todo el mundo, pero en nuestro país mucho más”.

Arias ilustró ese cambio con numerosas anécdotas que animaron su discurso.

“Recuerdo asuntos perdidos como, por ejemplo, el luto. Pocos meses después del gol de Zarra, murió mi padre y toda la familia vestimos y guardamos el riguroso luto preceptivo. Eso, hoy, es impensable.

Otra cosa que se ha perdido es el uso del “usted”. A mi vuelta de Nueva York, ya jubilado, pasé por el ayuntamiento de Madrid para censarme, como es obligado, y una chica de veintipocos años, tras cogerme la documentación, me dijo “Inocencio, ahora te sientas en esa silla y esperas un momento, que ya te aviso cuando estén los papeles”.

También disfrutamos de una democracia y se ha acabado con ciertos vestigios claramente injustos, como la desigualdad legal y de derechos entre la mujer y el hombre. Recuerdo una anécdota que cuenta muy bien Díaz Plaja acerca de una pareja de novios que iban de viaje de novios en tren, en un vagón de tercera, y, en un momento dado, el chico le preguntó a la moza ‘te deshonro aquí mismo o esperamos a llegar a Madrid’. Pues de ahí hemos venido a ser el primer país europeo en legalizar, como no podía ser de otra manera, el matrimonio entre personas del mismo sexo”.

Habló, también, de fútbol, de cómo se ha desechado, “afortunadamente”, ese concepto que lo asociaba a “un espectáculo para gente ignorante fomentado por el franquismo” e, igualmente, calificó como “una idiotez

que no cabe en todo el término municipal de Vera, en España ni en Europa ese mito creado por no se sabe quién de que el Madrid era el equipo del régimen. Pues no hay nada más que mirar el palmarés de la liga y ver cómo, durante los años más crueles de la dictadura, desde el 40 hasta el 53, el Madrid no ganó ni una ¿es que Franco era masoquista?”

Desveló algunas curiosidades, como que Noruega es el país que más fútbol consume en el mundo, de la calidad de Jesús Gil como anfitrión, todo trufado con una serie de divertidos sucesos vividos en primera persona y reflexiones sobre asuntos como, por ejemplo, el porqué de que los árbitros sean nombrados siempre con los dos apellidos.

Fue, en definitiva, una noche amena la que se vivió en la trastienda de la librería Nobel de Vera con un personaje ciertamente singular.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Noticias
 
© 2014 Comunicación Vera Levante, S.L. Todos los derechos reservados
Aviso legal | Privacidad | Diseño Oloblogger