Anuncio superpuesto

Aviso Cookies

Botones

Agenda

No, de Idea Vilariño

Idea Vilariño era muy celosa de su intimidad. Mantuvo a lo largo de toda su vida una actitud casi monacal con respecto a la difusión de su obra


Idea Vilariño

Javier Irigaray / 20·07·2014

Idea Vilariño (Montevideo, 1920 – 2009) fue poeta, crítica literaria, compositora de canciones, algunas de ellas interpretadas por los más grandes músicos de Uruguay, como Daniel Viglietti o Alfredo Zitarrosa, traductora, memorables sus adaptaciones de Shakespeare al castellano, y educadora que obtuvo la Cátedra de Literatura Uruguaya en la Universidad de la República, a la edad de 65, tras la caída de la dictadura.

Antes de haber cumplido los treinta era ya ampliamente conocida por su talento en la mayoría de las facetas que hemos enumerado.

Su obra ha sido publicada, traducida, en Estados Unidos, Austria, Brasil e Italia.

Su poesía, escasa y sobria, lentamente madurada, transita siempre por los extremos, tensa, como acorralada por una íntima urgencia. Quizás el asunto que con mayor frecuencia aparece en su obra sea la muerte, pero una muerte que late y se experimenta en el esplendor de la vida, en los golpes del amor, en los embates del sexo, en la dialéctica entre ausencia y recuerdo. La lectura de sus poemas conforma una experiencia intensa y perdurable que supone el descubrimiento de una de las voces más contundentes y secretamente bellas de la poesía contemporánea.

Cuando murió, Martínez Soler recordaba que Idea decía que “se había enamorado del último hombre del que debía enamorarse”. Ese era Juan Carlos Onetti.

El poema de la semana, hoy, no será uno, sino algunos de los breves e intensos que incluyó bajo el título de “No”, una colección de reflexiones profundas, radicales y extremas escritas con ese lenguaje rotundo y sutil que abre en canal las palabras para envolverlas con toda su fuerza expresiva.


No



1



Ni con delicadeza

ni con cuidado.

Acaso

tiene delicadeza

vivir

romperse el alma.



2



Uno siempre está solo

pero

a veces

está más solo.



3



Podés creer que nada

le sirve nunca

a nadie

para nada.



4



Quiénes somos

qué pasa

qué extraña historia es ésta

por qué la soportamos

si es a nuestra costa

por qué nos soportamos

por qué hacemos el juego.



5



Alzar los ojos

al misterio abismal de las estrellas

que será a no dudarlo

algo tan sucio

tan mezquino y tan sucio

como esto.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Noticias
 
© 2014 Comunicación Vera Levante, S.L. Todos los derechos reservados
Aviso legal | Privacidad | Diseño Oloblogger