Anuncio superpuesto

Aviso Cookies

Botones

Agenda

Cicatriz, una historia de rock, heroína, sida y sobredosis

Que una de las plagas que más estragos ha causado en el mundo del rock ha sido la heroína, es de sobra conocido



Portada de Inadaptados, de Cicatriz, posiblemente, el mejor disco punk español


Javier Irigaray / 26·06·2014


Jimmy Hendrix, Janis Joplin o Jim Morrison son nombres que nos vienen a la cabeza cuando recordamos las pérdidas ocasionadas por la “brown sugar”, pero también otros nombres, como los de Enrique Urquijo, Ulises Montero, saxofonista de Gabinete Caligari, o Toti Arbolés, de Parálisis Permanente, forman parte de la siniestra nómina que la droga ha dejado en la música popular española.

Pero si ha habido un grupo que pudiera encabezar una macabra clasificación, sin lugar a dudas que sería Cicatriz.

Los cuatro miembros de la formación original, Natxo, Pakito, Pedro y Pepín, fallecieron, bien por sobredosis, bien a causa del sida.

La heroína no fue la única desgracia que se abatió sobre la banda. En1988, las desgracias se empezaron a cebar con ellos. Todo comenzó con la muerte el día 3 de marzo en Ámsterdam del Polvorilla, hermano de Natxo y colaborador de los primeros tiempos del grupo. El cantante de Cicatriz viajó hasta allí para hacerse cargo de todo y a la vuelta fue detenido en el aeropuerto de Barajas con una importante cantidad de speed. Es encarcelado en la cárcel de Carabanchel a la espera de juicio. Durante su estancia en la institución penitenciaria se llegaron a celebrar dos conciertos para recaudar fondos con los que pagar la fianza. Natxo dijo quedar marcado por aquella etapa: “Fue una experiencia de la hostia, de puta madre, de las mejores que he tenido en mi vida; conocí a una gente increíble, conocí el talego, conocí cómo funcionaba aquello, me quedé muy alucinado, cuando salí de allí escribí la letra de 'La 204'”.

Cuando pudo salir en libertad condicional sufrió un accidente de moto que le produjo múltiples lesiones en la columna vertebral. Como él mismo cuenta en la entrevista a Eguzki Irratia en 1995, el Hospital Universitario de Pamplona del Opus Dei donde estaba ingresado se negó a operarlo por haber padecido hepatitis, transfiriéndolo a uno público en Valencia en una ambulancia. El viaje, que resultó un trayecto interminable en su estado, agravó enormemente sus múltiples lesiones. Todo esto le supuso un año en el hospital, donde estuvo a punto de quedar paralítico, y el no recuperar jamás el 100% su movilidad, quedando relegado al uso bien de muletas o de una silla de ruedas, y sufriendo dolores inhumanos. “Lo único que me quitaba la depresión era que me trajeran caballo”. Precisamente, Natxo destaca, al referirse a estas provisiones llegadas del exterior, que agradecía las visitas de Josu, cantante de Eskorbuto, que visitaba a su madre, también convaleciente en el mismo hospital.

Y no fue la única banda asolada por el gran enemigo de los habitantes de los años 80, década de rosas y, también, de espinas. Otro día hablaremos de Conservantes Adulterados y de Los Niñatos, dos grupos de Jaén formados por hermanos de sangre. Desgraciadamente, nunca mejor dicho. Pero de ellos hablaremos otro día.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Noticias
 
© 2014 Comunicación Vera Levante, S.L. Todos los derechos reservados
Aviso legal | Privacidad | Diseño Oloblogger